09 junio, 2016

¿A qué Iglesia escuchamos? ¿A Cáritas o a los obispos?.


El último informe de Cáritas sobre su actuación en Jerez es demoledor. Para salir huyendo. De hecho, mucha gente de Jerez, huye.

Nadie mejor que esta organización católica conoce la situación de pobreza en Jerez. Ellos le ven directamente la cara al pobre, aunque en el caso jerezano, le ven mucho más la cara a la pobre, porque es la mujer la que se lleva el récord en las estadísticas. De hecho, en la película jerezana Techo y Comida, que el papel protagonista sea una mujer no debe ser casualidad.

La labor de Cáritas es encomiable. No tiene discusión alguna. Quienes conocemos el Evangelio, sabemos lo difícil que es llevarlo a cabo. Por eso aún más elogiamos el compromiso cristiano que todas las personas que trabajan en Cáritas hacen. Eso era lo que quería Jesús. Y esas son las procesiones donde está Jesús. En las colas de las gentes que no tienen nada y sólo les queda una cosa: la vergüenza de tener que pedir.

Sin embargo, también nos cuenta La Voz del Sur que Jerez ha tenido en apenas 40 días 23 procesiones. De las otras. De las del postureo. Las de la fiesta. Las del folckore. Y las de la fe. Porque me consta que va gente con fe, aunque sea una fe mal entendida por ser mal catequizada por parte de quien le corresponde enseñar la doctrina cristiana.

Yo estoy plenamente convencido de que esas procesiones, las de las muestras del poder religioso ante el poder civil, no tienen nada que ver con Jesús. De hecho, el Nazareno las ridiculizó. Entre en Jerusalén montado en una burra.

La procesión: ese recurso que tienen algunos curas incapaces de llenar sus parroquias si no es de esa forma y a través de bodas y comuniones. El papa Francisco lo tiene muy claro. Pero en su tropa no se enteran.

Cáritas le da la vuelta a la moneda. Frente a la procesión, la posición y el compromiso. Posicionarse al lado del pobre. Y en una postura muy difícil, ya que la caridad está muy cercana a la condescendencia y hay muchos aprovechados que se valen de ella, tanto para recibir como para dar. Pero ahora, lo importante es comer. Cuando esté el estómago lleno, entonces discutiremos de teologías. Con hambre no se piensa nada más que en comer.

Pero es sorprendente también la postura de los obispos. Apoyan a Cáritas sin pudor, pero luego, cuando les escuchas en sus homilías o en sus medios de comunicación, dígase 13TV, dígase COPE, dígase Radio María,  ves que toman una postura muy cercana a determinado partido político. Nunca te dirán a que partido votar. Pero te lo ponen tan claro que ya saben. Blanco y en botella.

Llegan las elecciones y los obispos marcarán el camino del votante católico. Pero llegan tarde, porque Cáritas con sus recomendaciones también encamina el voto. : Garantizar los ingresos en los hogares con pobreza severa, garantizar el acceso a la salud de todas las personas y eliminar el copago sanitario, tener derecho a una vivienda digna y adecuada, empleo digno, salario justo, economía social, solidaria y ambiental, garantizar los derechos humanos de las personas extranjeras, y más cosas que pueden consultar aquí.

Obviamente las propuestas de Cáritas no coinciden con las políticas que vienen de la Unión Europea ni la de los partidos que parecen siempre recomendar los obispos. Más bien estas propuestas son de los partidos de la izquierda.

El católico no debe dirigir exclusivamente el voto por el aborto o la enseñanza de religión en las escuelas, temas estrella de cualquier campaña política en las homilías. Hay más asuntos como los que plantea Cáritas. Que un niño pase hambre de comida y de educación por las políticas liberales también es abortar. No olvidemos que muchas mujeres abortan porque la política liberal no les permite criar un hijo. Quien decide abortar no es la mujer. Es el mismo sistema que prohíbe el aborto el que te obliga abortar. El que deja a la mujer en un callejón sin salida. Qué paradoja.

Llegan las elecciones y los católicos, la comunidad religiosa más grande de España guiarán su voto por lo que le diga la Iglesia. Lo que no sabemos es a que Iglesia van a escuchar: si a la de la Conferencia Episcopal o a la de Cáritas.

No hay comentarios: