09 marzo, 2016

Qué es ser de izquierdas explicado para torpes (o para el PSOE)



[caption id="attachment_898" align="aligncenter" width="300"]Nos quieren volver locos con los símbolos y los conceptos Nos quieren volver locos con los símbolos y los conceptos[/caption]

 


Cuando vi en algunas asambleas del PSOE que al terminar mucha gente se iba  y la que quedaba no sabía cantar La Internacional o no levantaban el puño, empecé a darme cuenta que no sólo quienes dirigían el partido, si no la militancia de base no eran de izquierdas, porque... ¿Qué es ser de izquierdas?

Ser de izquierdas es tener una cierta formación ideológica. No es que haya que leerse El Capital, pero sí tener una cierta idea de la Historia de la Izquierda en el mundo. Ya no sólo por cultura, sino por respeto a los que han venido abriendo camino - algunos literalmente con su vida- a los que hoy nos consideramos de izquierda. La ausencia de esos símbolos: el himno, el puño... indicaban que se habían perdido debido a la falta de formación.

La formación personal te debe llevar también a entender que ser de izquierdas es defender una determinada política económica. Y no es que haya que ser economista o politólogo. Muchos obreros en el campo andaluz han sido de izquierdas sin saber leer ni escribir.

Ser de izquierdas es defender un sistema de impuestos que grave al que más tiene y que ayude al que tiene menos para hacer una sociedad más igualitaria en oportunidades para vivir de una manera justa. Ser de izquierdas es defender una educación pública y laica a las que tengan acceso todas las personas, especialmente las más necesitadas. Ser de izquierdas es no subvencionar a centros privados. Quienes quieran hacer negocio con la educación que se la paguen ellos.

Ser de izquierdas es defender una sanidad pública y utilizar el mismo argumento que antes para quien quiera una sanidad privada: que se la paguen los interesados. Un gobierno de izquierdas no tiene por qué subvencionar a centros privados: lo que tiene que hacer es construir hospitales públicos.

Y podría seguir con más 'detalles' de lo que significa ser de izquierdas, pero no es intención de este artículo hacer un tratado.

Lo que pasa es que mucha gente hoy se ha creído que ser de izquierdas es utilizar preservativo, estar a favor del aborto, defender los derechos LTGB o de la mujer y no ir a misa, mientras económicamente su pensamiento y sus hechos son de lo más liberal del mundo. Eso no es ser de izquierdas.  Eso es tener la cara muy dura. Porque vas diciendo que eres una cosa que no sientes y no prácticas. No hay que confundir defender un modelo económico capitalista con una determinada manera 'progre' de vivir. Se puede ser de izquierdas y tener dinero, lo que no se puede es ser de izquierdas y que el dinero sea tu dios. Que tu dinero sirva para la opresión de las clases trabajadoras.

Y ese es el gran problema que ha tenido el PSOE: que se les ha metido dentro alguna gente que creen ser de izquierdas sin serlo, que lo único que pretenden es defender sus intereses personales o de sus negocios o empresas. Porque si no es esto, no se entiende ese enamoramiento tan primaveral que tienen con el partido liberal y moderno por excelencia: la nueva derecha de Ciudadanos, que por cierto y por lo menos, estos, los de C's, son liberales y lo dicen, sin complejos. Porque yo entiendo que el PSOE se pueda poner de acuerdo en temas como la reforma electoral, el uso de los medios públicos de comunicación, los derechos de la mujer, etc... pero en materia de ideario económico, el socialismo está a años luz del liberalismo. ¿Cómo entonces pueden defender un pacto? Yo no lo entiendo. Si alguien que me lee lo puede entender, que me lo explique.

2 comentarios:

un socialista que sabe levantar el puño dijo...

Te lo explico yo, no te preocupes. La simple y llana razón es que el PSOE no tiene ya los 150 diputados que tenía hace 12 años. La ciudadanía ha decidido con su voto, que se acabo el bipartidismo, que llega una época nueva, una época en la que funciona la política del entendimiento y la política de pactos. Y esa lectura ha sabido hacerla el PSOE, y ha decidido ofrecer acuerdos de gobierno a diferentes partidos, unos lo han rechazado, insultando y despreciando a esa militancia que si sabe levantar el puño y cantar la Internacional y otros, que como bien dices han decidido pese a ser de ideología contraria, sentarse y hablar, al igual que se sentó Suarez hace 40 años. Porque a veces, hay que ceder para construir un país, en vez de negarse a todo y destruir.

Alfonso Saborido dijo...

Pues de pena. De pena que hayan comprendido que tienen que ser como Suárez, aquél que no quería la autonomía para Andalucía. Dudo de quien ya quede en el PSOE que levanten el puño y sepan la Internacional. Podían haber pactado con Podemos e iu pero les resulta más cómodos a sus íntereses la derecha. Pues vale, y por mucha culpa que le echen a los demás, tienen el futuro del pasok