27 enero, 2016

Yo, que viví en un gallinero... #5MillonesAlGallinero



[caption id="attachment_826" align="aligncenter" width="600"]Gallinero del Congreso de los Diputados Gallinero del Congreso de los Diputados[/caption]



Yo siempre he estado muy orgulloso de mi padre. A pesar de haber empezado a trabajar con siete años cuidando vacas y aprender a leer con veinte años en la mili, toda su vida se la ha llevado trabajando en un gallinero. De los de verdad, de los que tienen gallinas.

Yo, con mucho orgullo ponía siempre en los papeles de colegio que la profesión de mi padre era 'avicultor'.

Cuando tenía doce o trece años y estaba de vacaciones iba a ayudarle. A regañadientes, que todo hay que decirlo. Subía los huevos de los ponederos bajos a los de arriba, para que él rellenara los cartones de huevos sin doblar la espalda, jodida por una hernia de disco.

Le ayudaba a echar el pienso a las gallinas.

Es curiosa la gallina. Es un animal al que se la tilda de cobarde, pero no lo es. Sólo evita los peligros. Y eso en la Evolución darwinista es muy importante

Sin embargo, tienen un gran sentido del equipo. Era entrar en el gallinero y producirse un sonido sepulcral, hasta que me reconocían y se ponían todas a cacarear.

Supongo que por eso se le llama gallinero a las partes altas de los teatros. O a la parte alta del Congreso de los Diputados, donde PP. PSOE y Ciudadanos han decidido mandar a la tercera fuerza política del país: Podemos.

Los gurús de la comunicación, de las redes sociales, curadores de contenidos, analistas, politólogos, asesores y bla bla bla que trabajan al servicio del poder de los aparatos de estos partidos no han estado acertados. No han sabido prever el efecto boomerang de mandar a Podemos al gallinero. O puede que si lo supieran, pero estos gurús, al igual que las gallinas, no por cobardía, sino por no correr riesgos y que alguien decida prescindir de sus servicios, se han callado y no han dicho ni ante esta decisión tan desacertada. Que mi sueldo depende del político ¡oigan! No hay que contradecir nunca a quien te paga.

El gallinero del Congreso es el sitio de los invisibles. Eso pensarían los del búnker, como les llama Pablo Iglesias. Y como estos son novatos, no se van a dar cuenta, siguieron pensando. Qué torpeza enviarlos allí: ¡a los que fueron capaces de saltarse las vallas y la ley mordaza y entrar en el Congreso con la fuerza de los votos!

¿Saben ustedes lo que les pasaba a las gallinas del gallinero de mi padre que estaban más arriba?

Que eran las más limpias. Las que bebían el agua con más calidad. La que lo veían todo antes que nadie. Las que callaban cuando entraban quienes les ayudaban y las que cacareaban cuando algo les molestaba. ¿Y saben ustedes lo que les pasaba a las gallinas de abajo? Que les caía el agua sucia, alguna mierda que otra que iba con mala puntería y algún que otro huevo que tampoco cogía su camino. También eran las primeras que iban fuera por si hacía falta hacer un caldito de ternera al más estilo Villalobos.

Mandar a Podemos al gallinero ha sido una rabieta, un no os soportamos aquí dentro. Un no me toquéis los huevos que teníamos aquí tan tranquilamente puestos. Un no me jodáis con pactos que me hacen sentir incómodo.

PP, Ciudadanos (que ha aprendido muy pronto) y aún más el decepcionante PSOE, se han equivocado y sobre todo a la militancia socialista - la poca que queda ya - le ha sentado muy mal este insulto y provocación a Podemos.

Sólo falta que el Presidente del Congreso, Patxi López dijera lo que su homólogo del PP, Federico Trillo: 'Manda huevos'. Creo que no va a hacer falta. Les van a caer huevos virtuales desde todas las alturas del hemiciclo. Y aunque la gente no los vea en la cámara de televisión, se enterará. Se enterará. Claro que se enterará. Porque hoy la gente ya no ve - nunca lo vió creo - un debate en el pleno. Hoy ve vídeos cortitos que corren por Facebook, Whatsapp, o Telegram. En eso Podemos son expertos. A ver quién del búnker va a ser capaz de pararlo.

2 comentarios:

María dijo...

No sé ni qué comentar. Estupendo escrito Alfonso.
Besos

Alfonso Saborido dijo...

Graciasssssss