21 diciembre, 2015

El dilema de Pedro Sánchez

Rajoy-y-Sánchez

Dilema es esa situación en la que se te presentan varias opciones a elegir y todas son buenas, o lo peor, que todas sean malas.

Los resultados del domingo han dejado a Pedro Sánchez en una dificil encrucijada, ante una Susana Díaz cada vez con una mirada más parecida a la de Esperanza Aguirre mirando a Mariano Rajoy.

Lo natural sería que si Mariano Rajoy no consigue formar gobierno, que le corresponde por tener el mayor número de escaños, Pedro Sánchez al ser segundo tendría que intentar montar un gobierno de izquierdas. Pero es el PSOE y sabemos lo que le cuesta tener que torcer su cuello a la izquierda. Y cuando dijo PSOE me refiero a sus líderes. Su militancia - la poca que les queda ya socialista de verdad y no las que están en el partido por intereses personales o empresariales - sí estaría dispuesta a mirar a la izquierda... pero dudo que ocurra porque está la otra opción, que ya Albert Rivera se la ha puesto en bandeja para que se moje: abstenerse y favorecer un gobierno de Rajoy por el bien de la estabilidad del país.

Mucho me temo que Pedro Sánchez, después de culpar a las izquierdas - y sobre todo a Podemos - de no poder cumplir sus exigencias, dirá que el PSOE es un partido de Estado, de altas miras y tal... y que por responsabilidad, apoyará un gobierno del PP por el bien del país.

A muchos le parece esto ciencia ficción. A mí. Lo veo muy claro, sobre todo, porque tanto PP y PSOE van unidos en algo que tienen en común: la corrupción que afecta a sus partidos y que quedará en manos de un poder judicial que variará en proporciones con estas elecciones.

Pero el principal motivo por el cual creo - y ojalá me equivoque - que el PSOE se abstendrá y favorecerá un gobierno del Partido Popular es porque a Angela Merkel - la que realmente manda en España - es lo que más le gusta.

No hay comentarios: