10 mayo, 2015

Encuestas elecciones: las que te cuentan y las que realmente tienen

encuesta


ENCUESTAS ELECCIONES: LAS QUE TE CUENTAN Y LAS QUE REALMENTE TIENEN


Seguro que usted como yo, tenemos la sensación que jamás de los jamases hemos tenido tantas encuestas ante tantas elecciones que se nos vienen encima para nada.


Las encuestas unas veces aciertan o no, con lo cuál tienen la misma fiabilidad que un horóscopo, a pesar de que las encuestas presuman de ser ‘cientfícas’.


Realmente, yo, desde mi humilde experiencia política, he descubierto que hay DOS tipos de encuestas elecciones (*) : las que te cuentan y las que realmente tienen.


LAS QUE TE CUENTAN. Sirven para manipularte. Te marcan tendencias que lo único que pretende es orientar tu voto. La gente, salvo los indecisos que son mucho menos de los que nos cuentan, sabe a qué va a votar con bastante tiempo de antelación. Lo que la encuesta que te cuentan pretende es que si tú vas votar a un partido ‘que está bajando’, dejes de hacerlo para para que des tu voto a otro y así convertir tu voto en ‘voto útil’. Voto útil para que el que está detrás de la encuesta claro está, cuestión muy importante a saber siempre: qué gobierno o qué medio la encarga.


LAS ENCUESTAS QUE REALMENTE TIENEN. De esas no te vas a enterar. Puede que te llegué algún rumor, que será o seró, porque en todos los partidos está el típico militante cabreado por algo personal que siempre se va de la lengua. Estas son las encuestas que nunca te van a contar y las que realmente preocupan al político profesional.


Hay maneras de averiguar que el político o la mujer política está con nervios ante lo que sabe de antemano: ronqueras, equivocaciones, decir barbaridades inesperadas no previstas por sus asesores, … son también personas y se les nota.


Así que lo mejor …. ¿saben ustedes lo que hago cuando me llega una encuesta? La leo, me río y me pongo a Mozart. A disfrutar de la verdadera música y no de la que me quieren imponer - y que música más mala Dios mío - los que quieren que yo baile al son del  pito de una flauta que no saben ni tocar. Sólo el tiempo, y en política, la paciencia es un arte, pone a cada cual en su sitio.


(*) Ver aviso ortográfico

No hay comentarios: