23 marzo, 2015

Elecciones andaluzas 2015 ¿qué es lo que ha ocurrido?

A bridge on Plaza de España Ivo K via Compfight


Han pasado casi 24 horas y ya podemos hacer un análisis menos emocional de lo ocurrido en las elecciones andaluzas 2015, visto desde los ojos de un jerezano.


Lo primero: el pueblo andaluz vota lo que le da la gana. No es inculto. Sí tiene formación. No hay que buscar la razón de por qué siempre tiene la mayoría el PSOE descalificando al pueblo. El pueblo vota lo que quiere y hay que respetarlo. Nos guste o no nos guste. Lo que hay que reflexionar es por qué las alternativas al PSOE nunca generan una confianza mayoritaria. Háganse mirar eso.


Y empecemos a analizar:


GANA SUSANA DÍAZ. Ha ganado Susana Díaz. Y cuando digo ha ganado, me refiero a ella, a la persona, que se fortalece dentro de su partido y debilita a su adversario interno. La división en el PSOE, algo endémico, sigue. ¿Tendrá fuerza para irse a Madrid? Lo más seguro. Se admiten apuestas. Mucho me temo que volveremos a tener un presidente - y digo presidente y no presidenta - interino sin ser refrendado por las urnas de nuevo.


PSOE: Pierde. Aunque repite en número de escaños, pierde votos. Pero pierde porque el objetivo no se ha cumplido. Se convocan elecciones, nos dicen, para evitar la inestabilidad del gobierno con IU. Ahora, tenemos otro gobierno aún más inestable. ¿Cuántos meses le damos de vida? ¿un año, dos? Visto lo visto, los pactos van a ser muy difíciles viendo las consecuencias que tienen. Que le pregunten a IU. ¿Apoyos puntuales? ¿Hacia dónde mirará el PSOE, hacia la izquierda de PODEMOS o hacia la derecha de Ciudadanos? Su nicho ideológico le hace tender siempre a la derecha en cuánto puede. Pero ¿Ciudadanos estaría dispuesto a comerse el marrón de los ERES como hizo IU que ahí la tenemos en pleno corte de digestión? Lo dudo.


PP: Se estrella. Pero no se estrella ni Juanma Moreno ni Moreno Bonilla. Se estrella Rajoy con sus políticas de recortes. Se estrellan sus militantes por su arrogancia defendiendo lo imposible, lo injusto y lo inhumano. El pueblo andaluz les castiga. Fuera, al cuarto de las ratas. Rajoy es ya un cadáver político salvo que el PSOE de España, por mandato de Angela Merkel, le ordene hacerle un boca a boca para resucitarle. Y el PSOE cuando Alemania manda, cumple. De rodillas si hace falta.


PODEMOS: Gana. Y gana mucho. Gana un montón. ¿Se esperaba más? Sí. Pero se consiguió bastante. De 0 a 15. De ser nada a ser la niña bonita. En Jerez, la decepción se sufrió un poco más. En muchas mesas ganó PODEMOS y esa alegría se truncó cuando el resto de Andalucía no respondió igual. Pero no importa. Pasito a pasito. En realidad, los resultados de PODEMOS, son los mejores, o mejor dicho, los más prácticos. Los suficientes para tener una voz fuerte. Los justos para no quemarse teniendo que tomar decisiones difíciles. Ellos saben que la revolución viene desde arriba hacia abajo y no de abajo arriba. Por algo no quieren ir sólos a las municipales. Con unos resultados así en Andalucía, la Moncloa tiembla, está más cerca.


Pero PODEMOS tiene que reflexionar una cosa: por qué no engendra confianza en el mundo rural andaluz. Bien es verdad, que no les ha dado tiempo. Pero tienen que conocerlo mejor. Saber qué es muy bien el PER, por ejemplo. También debe reflexionar en sus errores de comunicación. Aunque el asunto Monedero es pecata minuta comparado con Gurtel y ERES, si te presentas con una exigencia elevadísima contra la corrupción, debes apartar asuntos como ese del camino. O como el de Errejón. Es verdad, es un precio muy caro, pero hay que estar dispuesto a pagarlo si se quiere parecer distinto. Si no lo haces, eres carnaza del periodismo de la casta. PODEMOS a veces en política actúa como si fueran nuevos. Será porque lo son. Pero deben de aprender en qué terreno fangoso andan en la política española para poder llegar al poder y quitar esos barros.


CIUDADANOS gana. El PP intentó asustar a medio mundo con PODEMOS - y en cierto modo, lo consiguió - y no se dió cuenta que detrás tenía a Ciudadanos con ese catalán con una caña de pescar llamado Albert, mordiéndole las nalgas. A tanto llegó el mordisco, que les picó la yugular. Y Ciudadanos ha llegado para quedarse. La coleta frente a la cara despejada de Albert Rivera. La izquierda transformadora a la derecha que no huele a Opus ni a naftalina.


IU: La gran perdedora. No se lo merecen. Tienen que plantearse el camino a seguir. Es muy irónico que teniendo los mejores candidatos, como Antonio Maíllo o Alberto Garzón, puedan perder. Quizás estén en el sitio equivocado. Lo más seguro es que estén en el sitio equivocado. ¿Unión con Podemos? Muchísima gente la desea, pero las sensibilidades y los egos personales lo harán casi imposible.


El PA. No es que pierda. Es que es casi testimonial. Todavía no se han dado cuenta que ir de la mano con los que llevan la pulserita roja y gualda es lo peor para el andalucismo. Pero ya da igual. Están como Bruce Willis en El sexto sentido. Muertos, pero no se dan cuenta. Algún día se darán, pero ya no quedará nadie esperándolos.


Y UPyD. Pues como el PCPE. O como Falange. Son historia. Y pensar que si hubieran ido con Ciudadanos quizás hubieran adelantado a PODEMOS. Pero el ego es así cuando es de color de rosa.


Y ahora, las municipales. Las elecciones andaluzas 2015 ya son historia. Sólo se llegará al cambio andaluz ganando los municipios. ¿Creían que esto había acabado? Sólo ha hecho empezar.

No hay comentarios: