27 marzo, 2013

Todo tiene su fin

los-modulos-todo-tiene-su-fin_imagenGrande
Pasó aquel juvenil rápido largo verano,
entre platos y cucharas, vasos y mesas,
a la noche en el jardín, futuras promesas
de palabras que al cieno cayeron en vano.
Todo tiene su fin, cantaba la canción
en amores ni pensados cuando la bailaste,
en ese amor del estío en que soñaste
con el príncipe azul que fue tu atención.
Pero el tiempo ha pasado raudo por tu piel,
en tus ojos la espera de lo que nunca fue
en tu recuerdos los sabores de besos
de cuerpos unidos entre sí posesos.
Las manos que tiemblan al tocar la aguja
mientras la memoria a él le dibuja,
otra vez más como cada día.
Dentro de tu corazón, dentro de ti,
mientras escuchas, sueñas y padeces
que todo tiene que tener su fin.


 De mi blog Asidonia

4 comentarios:

Mark de Zabaleta dijo...

Ciertamente es otra forma de entender la vida...

Mark de Zabaleta

mariajesusparadela dijo...

Juraría haberlo leído antes...

Alicia sánchez dijo...

Mira que yo estoy mu sensible y mu llorona...que se ma ha puesto un nudo en la garganta....

Amig@mi@ dijo...

Es curioso, pero vengo de otro blog en el que se habla de los comienzos de las cosas, y yo le comentaba que igual que todo empieza, todo tiene que acabar.
Un texto sin desperdicio, Alfonso, de los que te calan hondo...