15 diciembre, 2012

Y las apariencias engañan ( Y II)



Y dos. Las apariencias engañan. En este caso, es una mujer. Todo un personaje. De un pueblo de Escocia. Un tanto descarada. No es el prototipo de mujer Barbie. Quiere ser cantante profesional. Algunos la miran con escepticismo. Nunca tuvo la oportunidad. Ante la indiferencia empieza a cantar. I dreamed a dream, de Los Miserables. Y cuando sale la primera nota de su garganta, todo cambia. Pero a pesar de lo maravillosa de su voz, lo que más me emocionó fue su manera de mirar. La ilusión en sus ojos que saltaron las lágrimas en los míos.
Con ustedes: Susan Boyle.



4 comentarios:

Eastriver dijo...

Me bloquea el vídeo en tu página... y me lleva a youtube.

He visto el vídeo mil veces y me parece encantador. Lo de descarada que dices, jaja, es verdad, era una señora humilde y un poco descarada, pero eso la hace auténtica. Es un vídeo que lleva la nadería de ciento trece millones de visualizaciones en youtube...

El verdadero talento, a pesar de este tipo de programas televisivos, yo creo que sigue escondido.

mariajesusparadela dijo...

Lástima que no estuviese preparada para el éxito. Con un don maravilloso.

Amig@mi@ dijo...

Hay una película que veían mis hijos cuando eran pequeños que puede gustarte. "David y el gigante de piedra"
Aquí encontrarás la explicación al por qué del reparto de los dones.
Un saludo ;)

ARO dijo...

Su voz, maravillosa.