06 noviembre, 2012

Psoriasis


Esa piel herida que se quiso
revelar ante la armonía
impuesta por la regla social.
Herida de qué, herida que no sabe
pero que hiere el alma
el primer momento que se ve.

Diluvio universal que cae
cómo condena a inocente,
interrupción de vida inmerecida.

Enrojece la piel.

Pero enrojecen las mejillas
cuando de pronto
la rama de olivo llega
para decir que hay tierra.

De la tierra
nacen las caricias,
las cosquillitas.

La piel herida.
Sigue menos herida.
Pero sana y orgullosa
porque sabe que no está sola.

Todos mis poemas en Asidonium

3 comentarios:

MAMÉ VALDÉS dijo...

Cuando leí el nombre de la entrada. pensé ya está Alfonso en otra campaña solidaria en las que tanto colaboras, y resultó que era un poema, lleno de desamor y de amor, pero el título da un poquito de repeluco, un saludo.

Mark de Zabaleta dijo...

Efectivamente sorprende el título, aunque el poema lo explica...

Saludos

Mark de Zabaleta

Lichazul dijo...

la peor de psoriasis es la del entendimiento y la del corazón cuando se mezquina el sentimiento

lo has expresado asertivamente Alfonso

abrazos

pd...salú!!! (por la foto de arriba
:D