28 noviembre, 2012

La plaza herida



Este es un poema de mi colección de Asidonium; lo escribí cuando vi al chico de trece años golpeado por la policía de España en la última huelga general.

sa verde rama que a crecer comienza
en perfumes de azahares de otoño,
fue golpeada por las lluvias grises de plomo.

La plaza herida testigo de la batalla,
recuerda el blanco y negro apagado
de los que fueron dueños de la calle.

¡La calle es mía!
Recuerda con escalofríos la plaza herida.

El color de la tecnología
tiñó de rojo las ramas verdes.
La sangre que fue negra por las porras grises,
hoy roja de nuevo vuelve a los ojos de España.

Recuerda el vacío la plaza herida,
cuando muerta quedó la libertad
durante cuarenta años sin vida.

Arrancar lágrimas de miedo
a los brotes fuertes  es el objetivo
del capitán capital.

España 2012 de gris noviembre.

4 comentarios:

Alicia dijo...

Miedo es lo que tenemos...o más bien lo que nos quieren dar...

Mark de Zabaleta dijo...

Un poema dedicado al pánico...

Mark de Zabaleta

Amig@mi@ dijo...

La violencia no es solución para nada, pero en ninguno de los bandos de la partida.
:(

Lichazul dijo...

es un poemadenuncia muy bien plasmado
la violencia siempre deja secuelas difíciles de superar

abrazos y buen fin de semana