24 noviembre, 2012

Desbandada

Foto del autor del blog. 

¿Tienes idea de cuántas vidas debimos cruzar antes de que lográramos la primera idea de que hay mas en la vida que comer, luchar o alcanzar poder en la Bandada?

Juan Salvador Gaviota


La vida cambia cuando decides arrancarte las emociones. Has de estar preparado para el desarraigo. Saber volar cuando debes volar. Ya llevas experiencias en las alas. Sabes en qué momento es oportuno hacerlo. No es como la primera vez. Ni como la segunda. Ya tienes el vuelo maduro. Miras al horizonte con la serena seguridad de Juan Salvador Gaviota. Descubres que desde aquél día que le conociste - a él, a Jonathan Livingston Seagull- hasta hoy, ya no le tienes miedo a los acantilados.
La vida te gasta bromas. Casualidades. O no. Te lleva a vivir al sitio perfecto. Cercano al agua.
Cerca de casa, a diez minutos, está la laguna de Torrox. Uno de mis sitios favoritos, que también sufre los efectos de la crisis.
Pero como Platero, tiene acero... magnetismo, o energía. Es un sitio que me atrae. Me da vida. Me carga las pilas. Ayer me fui a andar mientras hacía estas fotos que véis en el vídeo. Como otras tantas veces hice. Como otras tantas veces haré. A rodear el agua o la hierba. A respirar. A pensar en nada. A volar a ras de tierra. A pasear por el aire. O a navegar por mí mismo. Que bien que me hacía falta.

4 comentarios:

Mark de Zabaleta dijo...

Es complicado cambiar de entorno...

Saludos
Mark de Zabaleta

Satie dijo...

Mucho ánimo.

mariajesusparadela dijo...

Supongo que todos por esa zona andais buscando naturaleza y escapando del hedor de semejante alcaldía...

La paz , el silencio y la naturaleza curan más que las medicinas y no estropean el estómago.

Ana dijo...

Bueno tu eres de los afortunados y has sabido buscar tu rumbo