01 octubre, 2012

Habitación vacía

Largo fin de semana donde me recae más responsabilidad en la política. Nacimiento de otro blog - llevaba tiempo queriendo salir de mí - http://cibermilitante20.blogspot.com.es/ pero a pesar de todo, siempre queda tiempo, en este rincón, para la poesía. Poesía que surge siempre en los momentos felices, que nunca lo son del todo, porque me falta mi hermana.

Fue el sentimiento más fuerte de tu ausencia
cuando entré en la casa - nuestra casa - 
y vi en frente del pasillo tu habitación vacía.
La vida faltaba como el verde a las plantas,
el aire helado salía del cuarto como viento polar.

Es la ausencia que no se ve la que pesa tanto,
torturante mochila que cargo a mis espaldas
desde el día que marchaste con tus ojos cerrados.

La frialdad es mi enemiga, en la noche, lo que más temo.
No hay manta ni sábana que cubra mi cuerpo
e impida que me llegue el sabor a hielo de tu partida.

La casa - nuestra casa - es un gran campo inmenso
si hierbas ni árboles ni gentes; que no es campo,
es un páramo llenos de cosas vacías que no existen.

Yo, huyo de la casa - nuestra casa - porque no estando
te veo en que cada rincón de las paredes blancas,
sin cuadros, con huellas de reloj que no marcan las horas.

Es el tiempo aterrador el que pasa aumentando la distancia.
Quien lucha por borrarme el olor de los recuerdos,
que en contra de lo que todo el mundo dice y cree,
no cura nada, no aplaca nada, no suaviza nada.

Porque es dolor lo que siento permanente, cronicidad
de una ausencia forzada que me robó lo que más quería.
Es sentimiento negro de pena, lo que recorre mis venas
que con la falta de tus pulsos tristemente laten
cada vez que vuelvo a ver al final de la casa - nuestra casa -
ese pasillo largo y al fondo, siempre, tu habitación vacía.





9 comentarios:

Eastriver dijo...

Ostras, Alfonso, ¿sabes que es muy bueno? Es muy triste, cómo no serlo, pero también es muy bueno. Las imágenes, nada retóricas, nada complicadas, elementales, como lo es la pérdida, nos remiten al frío de la ausencia. Caray, no sé qué más decir... porque hay veces en que uno no sabe qué decir. Nada. Me callo.

Te mando un abrazo.

Lichazul dijo...

querido amigo, que esa ausencia no sea vuelva congoja, sino promesa de amor eterno, ella vive en ti, está y te acompaña siempre, segura de ello estoy como que ahora te escribo

nuestros ausentes mientras les pensemos están y nos ayudan a que cada día que nos amanece disfrutemos del sentir

abrazo muy grande Alfonso para ti siempre

El poema es precioso, porque lo que lo inspira es el amor , ese amor que nos arropa y nos fortalece

Mark de Zabaleta dijo...

Ausencia que sabes tratar de forma sentida...

Mark de Zabaleta

mariajesusparadela dijo...

Un abrazo.

MAMÉ VALDÉS dijo...

Espero que algún describa la llega también como lo haces con la ausencia.

Que duramente nos haces ver la pérdida, que triste y frío el vacío, un abrazo.

María A. Marín dijo...

Ausencia en sí que es muy querida.

Ana dijo...

Bonito, bonito.

Amig@mi@ dijo...

Precioso, Alfonso.
Tan desgarrador como lleno de cariño y ternura. Me ha encantado.
Dicen que las emociones fuertes inspiran, y aquí está la prueba.
Un saludo

Hada Isol ♥ dijo...

Alfonso querido,el poema es hermoso!dicen que las personas que son recordadas no mueren,y tu hermana vive en tus recuerdos, yo a veces no comprendo como ante una perdida todo el mundo espera que olvides con el tiempo,y eso es imposible,solo se vive con esa ausencia encima que a la vez es presencia porque en el fondo del alma uno hace participe a ese ser amado de lo que la vida nos trae,la verdad amigo mio este post tuyo me emocionó mucho,y pensé enseguida en Anna la mamá de Glenda,ee es su sentir,comparten un dolor que creo es del mismo tiempo y me enternecí por ti y por ella,un abrazo grande! Estoy segurissima que es habitación y toda tut casa está llena de tu hermana de algun ha de estar cerca tuyo.