18 septiembre, 2012

Rompen las almas





Las playas de Cádiz son el paraíso. Por lo  menos para mí, que vivo aquí. Este fin de semana me acerqué a las Calas de Conil, a unos 35 minutos en coche desde mi casa. Son preciosas, algunas fotos que hice os dejo aquí.
No es que yo sea muy playero, me gusta el mar, pero no soporto estar todo el día al Sol. Pero por cuestiones, este fin de semana estuve todo el día. 
El mar de Cádiz, y en particular cuánto más al sur, tiene una cosa que no tiene otro mar. Conforme bajas la costa, vas divisando las tierras de Africa. Hasta llegar a Tarifa, separada por el Estrecho de Gibraltar por sólo 14 kms. Pones la radio y hay muchas emisoras en francés y en árabe. El teléfono móvil curiosamente ahí pierde la cobertura de Yoigo y toma las operadoras de Marruecos.
Está ahí, muy cerca. Desde Conil, no se ve. Pero está en el filo.
Y eso me atrae. El horizonte marino. Justo unos kilómetros más al sur. Y África.
Entonces es cuando no puedo dejar de pensar en tanta criatura humana que pierde su vida cruzando el Estrecho de Gibraltar buscando una vida mejor. Por eso nació este poema, escrito, allí, en la playa, mirando el horizonte.

Cae el Sol en la mar serena,
la espuma se entretiene
en acariciar mis pies.
Miro al horizonte recto
de azules cielos y océanos.
En la frontera, tú,
justo donde verde
nace el rayo.
Salado soy como el soluto
del mar que hace flotar
a los cuerpos inertes.
El azogue arresta
los restos del lecho marino.
La tierra, a golpes heridas  por
el mar embravecido en su poder
es hembra que no recibe
las caricias prometidas.
Rompen las olas,
mientras,
rompen las almas,
a jirones la piel negra.
Yace en la playa
del sueño de las hadas.
Casa eterna de dioses y naúfragos.
En la raya que une,
justo la curva de la esfera,
un minarete intuyo.
Otras casas. Otra gente.
Y tú allí, donde nace el rayo.
El horizonte vacío parece
estallar en gentío
en pocos segundos.
Los gritos nos llaman.
Las olas parten las almas.


De mi poemario Asidonium

9 comentarios:

MAMÉ VALDÉS dijo...

El mar es una buena fuente de inspiración, vente para La Tacita de Plata... un saludo.

Mark de Zabaleta dijo...

Gran artículo. Bella reflexión...

Mark de Zabaleta

Ana dijo...

Alfonso ¡Estas que te sales!

Lichazul dijo...

que postales más hermosas Alfonso, y es que el mar es absolutamente irresistible
preciosa loa le has hecho

abrazos y felicidades


pd...parece que voy a cerrar el blog, hay un tipo que hace rato me deja comentarios raros y yo ni siquiera lo sé quien es ni de donde viene pa'más remate hay otro que también lo secunda pero firma de anónimo utilizando un link a otro poeta al cual usurpa

me da lata estos tipejos, porque echan a correr la bola de nieve llena de envidia y quien sabe que otras intenciones

disculpa por decirte esto
pero es por si de repente ya no ves más mi blog (o quizá lo deje para invitados especiales)

abrazo

Eastriver dijo...

Vital el poema, me ha gustado. Y las playas de tu tierra, una pasada. Bueno, tu tierra es una pasada del monte al mar, ya sabes que pienso que Andalucía es de una belleza sorprendente.

¿Qué pasó que te pasaste todo el día bajo el sol, a ti que no te gusta? ¿De ligoteo? Espero que sea eso, jjj. Es broma, es broma. Que te pincho pero con cariño...

Miguel A. dijo...

Preciosas fotos de una parte de nuestra preciosa provincia.

Lichazul dijo...

gracias Alfonso por tus palabras y por tus ánimos, reconsideré y la Moderación quedó intalada en el blog

eres un sol amigo lindo!!!
abrazos grandes grandes


pd... la música son los Inti Illimani con el tema Charagua de Victor Jara, y el otro se llama La Partida de los Inti Illimani

grupos emblemático e histórico como lo es la figura de Víctor Jara

Maripaz Brugos dijo...

Yo tampoco soporto estar al sol todo el dia, pero me gusta el mar, y no me extraña que te haya inspirado tan bello poema.

Lichazul dijo...

feliz fin de semana Alfonso
abrazo floral desde este Chile primaveral


pd... no estoy inscrita en linkedin, chateo por el gmail normal