22 septiembre, 2012

Lo que sale de tu cabeza

Mi amigo Mario es un provocador literario nato. El otro día en facebook  preguntó como quien pregunta al aire: Cuéntame una historia... y sus amigos le contamos.
A mí se me ocurrió ésta:




Volvieron las luces después de la tempestad. Ni rastro de lo sucedido. Sólo el olor a lluvia. Fue entonces cuando los se dieron cuenta que las lágrimas sólo sirven para quedarse secos.
Donde cayeron, con su sal, hicieron que no volviera a crecer la hierba.
Sus enfados eran como Atila recorriendo Europa.
No lo volveré a hacer más, dijo él, mientras el otro, bebía agua - litros de agua - para llenar el depósito del interior de los ojos.
Lo que no sabía él, era que las próximas lágrimas iban a caer sobre su cabeza, como un tifón loco.
Años después ambos yacían muertos en un desierto de arena seca.
Ni los reptiles se atrevieron a pasar.

11 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

El dolor todo lo arrasa y desertiza. Pero el tiempo lo cura, aparece el oasis.

Hisae dijo...

Me encanta provocarte para sacar de ti eso que nos ocultas y que nos gusta tanto... Por favor, no dejes nunca de contarnos historias.

Maripaz Brugos dijo...

Pues te ha salido un microrelato muy bueno.

Ana dijo...

Yo estoy tierna pero tu estas que te sales...

Satie dijo...

Muy chula.

Eastriver dijo...

¿POr qué será que los reptiles nos dan yuyu? Como imagen es pontentísima. Muy bueno.

Mark de Zabaleta dijo...

Una gran reflexión. Al final de tanto sufrimiento...se acabó "

Mark de Zabaleta

Amig@mi@ dijo...

Me encanta que me tiren de "el teclado", jaja. Acabo de agregarte al blog roll. Habías desaparecido. Te encontré por tu comentario del otro día.
Un saludo, Alfonso.
************
Te envío un regalito:
http://www.youtube.com/embed/XRCIzZHpFtY?rel=0
Me ha llegado por Email y he pensado que te gustaría.

José María Souza Costa dijo...

Invitación

Yo soy brasileño, y tengo un blog, muy simple.
Estoy lhe invitando a visitar-me, y se posible, seguimos juntos por ellos.
Fuerza, Alegría y Amizad.
Ven para acá.

http://www.josemariacosta.com

fus dijo...

Con el sufrimineto siempre pasa lo mismo, solo se descansa cuando la vida se marcha.

un abrazo

fus

Lichazul dijo...

me ha resultado un relato encriptado
pero de muy buen ritmo
no sé si ese llanto era de dolor, de rabia, de impotencia etc, pero la imagen "Donde cayeron (lágrimas), con su sal, hicieron que no volviera a crecer la hierba. Me deja la imagen una especie de monstruos perversos que van regando sus lamentos por este mundo incierto.

abrazos