23 agosto, 2012

Los niños con los niños... las niñas con las niñas.

La discriminación a la mujer empieza en su niñez.
Siempre estuve en clase en el colegio con los sexos separados, hasta los 13 años que llegué a octavo de EGB.Las niñas eran esos seres de pelo largo, que olían muy bien a colonia, que siempre andaban juntas en el recreo, o en grupitos charlando las más mayores, o saltando y jugando las más pequeñas.
Eran torpes, o al menos, esa era la visión que teníamos de ellas. No servían para jugar al fútbol o a la piola. Ni sabían hacer bailar el trompo o jugar a los platillos.
Siembre iban con sus bolsitas para aprender a coser y su cestita para jugar a las cocinitas.
Una vez tuve una leve incursión de acercamiento al sexo femenino atraído por sus juegos.
Había una niña jugando al diábolo, entonces juego estrictamente femenino. Ya sabéis de mi interés de todo objeto que vuele por el espacio.
La niña era simpática, me explicó como se lanzaba hacia arriba... y en el justo momento en que cogí los palos... don José María, una especie de Hitler pequeñito, me cogió de una oreja y me llevó hasta un rincón del patio gritándome que se me iba a caer la colita; cosa que yo ya entendía bien: el maestro hitleriano estaba dispuesto a amputarme mis órganos sexuales.
Ya de mayor entendí esas ideas de mi maestro hitleriano, que compartirían muchos curas... con aquél complejo de castración de Freud... y su relación entre mujer y homosexualidad, que no tienen nada que ver, pero junta esa pretendida debilidad de mujeres y homosexuales, y explica el por qué del favoritismo de muchas religiones por los varones y el desprecio en general, a la mujer.
No fue aquella la única reprimenda; ya después el maestro hitleriano me castigó varias veces por jugar con mi hermana, cosa a la que yo me negaba dejar de hacer.
En 1978 llegué a octavo de EGB, con un maestro democrático, don Manuel Fernández. Fue cuando sucedió lo impredecible.
Comenzaba el curso. Al entrar en el aula, había dos filas de mesas. Sin decir nada, los niños nos fuimos a las de la derecha y las niñas a las de la izquierda.
El maestro dijo: eh, eh, esto no me gusta así. Venga levantaos, que os voy a colocar de otra forma. Nos puso de tal manera, que siempre a cada lado, cada alumno/a tenía a alguien del sexo opuesto.
Y así fue el curso. No salieron niñas embarazadas. Niños y niñas homosexuales tampoco, salvo los que ya veníamos de fábrica. No les tiraban de las coletas a las niñas y a los niños, no nos amputaron nuestras gónadas..
Algunos niños tuvieron problemas de timidez, como uno de mis compañeros, al que le pusieron de mote 'el tomate', porque cada vez que una niña le hablaba, se quedaba mudo, blanco, muy pálido y con las orejas rojas a punto de estallar..
Hice trabajos manuales con niñas; recuerdo uno muy bonito: un herbolario. Hice amigas, que aún veo y las recuerdo con cariño. Pero sobre todo aprendí que la mujer era como yo, un ser humano con mis mismos derechos, obligaciones y libertades. Eso lo aprendí en el colegio. En el último año que cursé en la enseñanza general básica..
Por eso entenderán que esté en contra de la postura del Partido Popular y del Gobierno de España de volver a la separación de sexos en la escuela, con la relación a lasentencia última del Tribunal Supremo sobre la subvención públicaa los colegios concertados que practican esta discriminación de lamujer en su minoría de edad.
Escribo esto el 23 de agosto de 2012, día de Santa Rosa de Lima, modelo de lo que la Iglesia Católica quiere para la mujer, aunque parezca que estamos en 1960 y que voy a poner la tele y va a salir Fernando Esteso cantando: 'Los niños con los niños, las niñas con las niñas'.

9 comentarios:

Lichazul dijo...

sabes yo soy partidaria al revés
que los chicos hasta los doce años estudien juntos (niños y niñas)
después a los 13 que sean separados
es por una cuestión absolutamente HORMONAL

la concentración y las horas dedicadas al estudio se hacen cada vez más exigentes para este mundo en donde lo que prima es el Exitismo y las buenas calificaciones si queremos que nuestros hijos puedan gozar de desarrollo y alcanzar cierta solvencia económica

y lo chicos ya tienen suficiente estímulo con su propio crecimiento y desarrollo psicosocial, el período Adolecente es complicado y muchos desertan por falta de cuidados y orientación

terminar la secundaria en separados es solo un periodo corto, puesto que en la Universidad o Instituto superior vuelven a reunirse ambos sexos

eso no quiere decir que en las horas libres no puedan alternar , sino que en las horas pedagógicas se necesita concentración y hombres y mujeres maduran emocionalmente por separado, las xicas siempre lo hacen antes, en cambio los xicos siguen siendo más inmaduros hasta más o menos los 15 años, cosa que las xicas de esa misma edad son mucho más centradas y despiertas

abrazoooo

Alfonso Saborido dijo...

Es otra visión desde luego. A mí no me afectó la verdad, aunque es verdad que la psicología evolutiva de las niñas con respecto a los niños es como dices. Con quince años una niña se puede decir que es una mujer, mientras los niños estamos jugando a los bolos, atontaos perdíos :)

Josep dijo...

Perdona Alfonso,en el 1960 no! Todo esto que cuentas y más te podria contar yo. El colegio era un solo edificio, una sola escalera y un solo patio. Estaba regurosamente prohibido cruzarse por la escalera un niño con una niña. Los castigos a las niñas era pasearse por la clase de los niños con unas orejas de burro. Podría contar mi defensa sobre esto ultimo pero es muy largo.
Una niña era una cosa, un niño era superior. No estoy hablando de la Inquisición, era una escuela pública , no católica pero que los curas venian a diario.

Alfonso, quizas estemos atontados perdidos, pero aquí de que se trata. De hacer líderes o personas felices?

Un abrazo

mariajesusparadela dijo...

¡Qué suerte tuve yo en mi infancia, con academias mixtas!
Pobre Wert, tiene una terrible frustración y seguramente más de dos otres complejos.

Mark de Zabaleta dijo...

Yo no conocí las clases mixtas hasta COU...y fue realmente interesante.

Mark de Zabaleta

david dijo...

Lichazul hablas de media, tambien se me ocurre que sería más efectivo separar a los niños y niñas por el modelo del aprendizaje que tiene cada cual en vez de por sexos, o por los intereses propoios de cada uno/a. O ¿por qué no hacer la educación más personalizada atendiendo a cada alumno/a segun sus capacidades , necesidades, intereses y circunstancias? es decir juntos/as pero no revueltos/as. por supuesto creo que por media es como dices, incluso creo que las mentes de hombre y mujer son diferentes, (con esto no quiero decir que alguna de elleassea superior a la otra) pero siempre en terminos generales. así planteo que hariamos con una niña que emocionlamente este menos desarrollada que la media de sus compañeras ¿la pasariamos al lugar de los chicos? y al revés ¿pasariamos a un chico al lugar de las niñas porque fuera más maduro que el resto de sus compañeros?

MAMÉ VALDÉS dijo...

En mi colegio no hubo niñas hasta finalizar 8º en FP, no teníamos ni idea de como relacionarnos, aquello fue de pena.

(Veo que has vuelto de nuevo a tu anterior blog, lo enlazo de nuevo, un saludo).

Lichazul dijo...

DAVID

no hablo de media sino de ENSEÑANZA MEDIA
que abarca el segundo ciclo enseñanza-aprendizaje

es decir prepúberes y púberes (13 a 17 años)en salas distintas, en los espacios en común , patio, merienda , actividades extracurriculares pueden sin problema estar

la enseñanza básica (5 a 12 años) no hay porqué separarlos, al contrario, simplemente pasa que existen informes cualificados que documenta con experiencias médicas , psicológicas ,que la experiencia de madurez cerebral-emotiva es más tardía en hombres que en mujeres, es algo químico que ocurre en la sinapsis de la corteza cerebral y la fluctuación de hormonas propios

David dijo...

Lichazul, ya se que hablas explicitamente de enseñanzas medias, pero implicitamente lo haces de estadisticas (o de media, expresado de forma vulgar o poco precisa al no conocer de que tipo de distribucción estamos hablando). Por que eso es precisamente lo que estas usando para apoyar la separación entre chicos y chicas en ese periodo de la enseñanza.
Toda distribucción contienen una media , una mediana, una desviación tipica, etc... y si la distribucción fuese "normal" eso querría decir que en el margen normal habría, aprox ,un 66% de la población; Para que te hagas una idea, aproximadamente un 17% de las chicas estarian por debajo de lo considerado normal para una chica , o dicho de otro modo , estarian tan emocionalmente desarrolladas como la "media" establecida como normal para los chicos. ¿que hacemos con estas chicas? algo parecido le ocurriria al 17 % de los chicos, es decir, que estarían por encima del margen normal establecido para ellos, ¿que hariamos con este grupo de chicos más desarrollado emocionalmente ?
por eso creo que lo mejor sería analizar a cada cual de forma individualizada y ponerlos en clase en donde el resto del alumnado fuese de caracteristicas parecidas en la forma de aprender, intereses, ritmo de aprrendizaje, etc... si despues de esto resultase que hay una clase sólo de chicos y otra de chicas,¡¡¡ estupendo!!!, como si resultase que sólo hay un chico en una clase en el que el resto fueran chicas o todo lo contrario. Por supuesto esto no quiere decir que niege los informes que dices, que yo tambien creo que son buenos, pero siempre se habla de "media" o de "tendencia"
un saludo.