01 agosto, 2012

Ganímedes


Copero de las estrellas,
dibujante del amor prohibido,
bello entre los bellos del aire,
difumina el pecado sabido.
Dioses que te persiguen
a los que tus amores entregas,
sacerdotes tuyos aman ser,
para tu virilidad tragarla completa.
Viertes las aguas en el firmamento,
de lágrimas húmedas
cargadas de amor celeste.
Brillas en el cielo
sólo para los ojos
más sabios que Galileo.
Girando en bola al rey eterno.
Gases y tierra,
de tu territorio helado,
¿la vida vive en ti,
inteligente en ciudades
nos cuentan?
Amor de hombres en el firmamento.
Ganimedes libre vive.

De Asidonia ( mi poemario)

2 comentarios:

Mark de Zabaleta dijo...

Gran loa a la vida...en la ciudad!

Mark de Zabaleta

Lichazul dijo...

aplausos!!!
es un poema redondo y celestial

abrazooooo