20 agosto, 2012

Cuando duele el alma

O a mí me duele. Son estas noticias que te dejan en silencio. Pensando. Qué dura es la vida para muchos y qué fácil es para otros. Que injusto. Morir en una patera. Luego, buscarán a Cristo en los sagrarios. Ay, Señor. Samia Yusuf Omar, descansa en paz. La humanidad no sé si podrá hacer lo mismo.

La somalí Samia Yusuf Omar había conmovido al mundo con su carrera en los 200 metros en los Juegos Olímpicos de Pekín, donde llegó última, pero demostró el verdadero espíritu olímpico, pero no pudo repetir su participación en Londres pues murió en el intento de llegar en una patera a las costas italianas.


7 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Y otros diciendo que no hay desigualdad.
Su última carrera la llevó más lejos de lo que querríamos.

Eastriver dijo...

Lo único bueno que tienen estas cosas es que, de repente, te hacen pensar, te obligan a que no te olvides de ciertas cosas... Por lo demás, un ejemplo más de la desigualdad humana, promovida hasta el genocidio por muchos de quienes mandan.

Lichazul dijo...

lamentablemente ahora es noticia, pero pasará como han pasado cientos y miles por este mundo en el más absoluto anonimato
la consciencia social se acomoda a las circunstancias
la consciencia personal es la que nos falla porque preferimos dejarla en suspensión y calzarnos la colectiva que es mucho más liviana y pinta según la ocasión.

abrazo y buena semana ALfonso

Josep dijo...

Alfonso, mira cuanta razón tiene Eastriver. Te hacen pensar. Diria yo que te hacen pensar más de lo que ya se piensa en esto. Y a continuación viene Lichazul y nos lo desmonta todo y también con razón...
Los humanos parece ser que somos como dice ella.
Que triste.

Una abrazo.

María A. Marín dijo...

Las pateras y cayucos siguen llegando a diario a las costas europeas. Salvo esta excepción por ser alguien conocido, del resto que cubren los fondos de los mares, no se acuerda nadie.

fus dijo...

Gracias por darnos a conocer esta historia desde bloguer, porque es muy triste ver como la èlite del deporte no se conmueven con esta historia.

un abrazo

fus

Maripaz Brugos dijo...

Ay, Alfonso, que tremenda noticia. Me ha impresionado muchísimo.