07 agosto, 2011

El planeta de los simios


Tengo la suerte de que en mi ciudad hay un zoológico, el parque del Tempul, que se reconvirtió en lugar de encarcelamiento de animales para la diversión de los humanos, en un centro de recuperación de especies.
De chico me llevaron muchas veces de paseo, y aparte de hacerme fans número uno de los patos (llegué a escaparme y meterme en el estanque con ellos) los que más me sorprendían eran los monos, en todas sus variantes, aunque los que más, los gorilas y sobre todo, los chimpancés. Esa manera de mirar que tienen, y visto desde mi tamaño de niño, me los hacía parecer a niños como yo, más peludos y sin saber hablar.
Una noche de sábado, en el programa La Clave, teniendo yo unos diez años, pusieron El Planeta de los Simios, la película primera de Charlton Heston. Me impresionó mucho que me quedé medio traspuesto en mis sueños infantiles viendo invasión de monos por todos lados.



En aquellos tiempo, no había vídeos y te tenías que aguantar con lo que te ponían en la tele. O en el cine del colegio que un día me sorprendió poniendo la segunda parte ‘Regreso al planeta de los simios’ donde por primera vez vi a los monos en color y en grande.
Desde entonces la saga del planeta de los simios forman parte de mis películas favoritas junto a 2001, una odisea espacial y todas las de La Guerra de las galaxias.
El caso es que ayer vi ‘El origen del planeta de los simios’, la última película sobre el tema que no voy a desgranar aquí por los que vayáis a verla.
Me gustó mucho más que la anterior de Tim Burton, una trama previsible, pero buena, y que deja espacio para otra película que tratará de cómo se conquistó el planeta para convertirse en el planeta de los simios. Y lo mejor, la mirada humana de los monos, como la de la foto del principio del blog. Dan miedo y ternura.
¡Vayan a verla!

7 comentarios:

Abuela Ciber dijo...

Te dejo cariños y el deseos de una buena semana junto a este pensamiento leído:

Lo admirable no es que existan las estrellas sino que el hombre haya podido dar cuenta de su existencia.

Anatole Francie

.

Zowi dijo...

Cuando he visto el título del post en la ventanita de mi blog, he pensado: vaya, otra entrada hablando de políticos.

Pero estaba equivocado.

Lo mejor de esta precuela del Planeta de los Simios es, sin duda, James Franco, un primate guapísimo (y super guapísimo estaba haciendo de noviete de Harvey Milk en la película de Gus Van Sant)

Besos y agur.

Hada Isol ♥ dijo...

Jajajajajaja! me ha pasado como a zowi vine pensando que hablabas de este nuestro planeta y de los simios que nos gobiernan más ahora al leerte me doy cuenta de que no tengo porque insultar a los simios asi,sabes también me impresionó el planeta de los simios y disfruto de ver estas pelis,me ha gustado tu entrada me trajo recuerdos gratos,un abrazo!

Princesa115 dijo...

Hola Alfonso....aquí pasando muchísima calor y preparada para ir a trabajar, es queeee
Pues sí, me han comentado que es buena película, aunque no es de las que más me gustan pero iré a verla.

Un abrazo

capitanlio dijo...

Fui a verla anoche ,esta bien, pero creo que lo mejor fueron las dos horas que pase fresquito y sin las niñas dándome la brasa

Mark de Zabaleta dijo...

Habrá que ver la película..pero no acabo de ver esa mirada !

Mark de Zabaleta

ARO dijo...

También a mí me encanta esa saga de la invasión de los simios. Me apunto la nueva para intentar verla.