26 julio, 2011

Mundo

Recuerdo que cuando mi madre me levanta de pequeño, tendría cuatro o cinco años, me contaba historias de países lejanos. Mundos exóticos que se me imaginaban en mi casa. Dos nombres quedaron en mi memoria para siempre: Buenos Aires y Porto Alegre.
Buenos Aires porque mi madre siempre recordó que Argentina mandó carne de caballo durante los años de la hambre y eso fue lo que ella comió durante un tiempo, y pasó tanta hambre, que aquello debió de parecerle manjar de dioses. Porto Alegre, en Brasil, era la ciudad a donde se fue su tía Lola y su marido, huyendo de la guerra y para que no lo fusilaran.
Pero a mi corta edad yo era ajeno a aquellas tragedias.
A mí lo que me gustaban eran los nombres: Buenos Aires y Porto Alegre. No me digan ustedes que no son nombres preciosos para una ciudad.
Y seguí creciendo y pensando en países lejanos. Desde mis libros de texto soñaba con ellos, y me puse realmente pesado con diez años por ahí cuando conseguí que mi tía Pepi me comprara un globo mundi, una esfera terrestre. Me pasaba las horas mirando el mundo, dándole vueltas, recorriendo los países con mis dedos y con la mirada, y descubriendo un día que, como Tom Sawyer a través del mundo, los países no eran del color en el que estaban pintados.
Crecí y la tecnología creció, o por lo menos, yo tuve conocimiento de ella. La radio empezaba a hacer tilín en mí, y la suerte hizo que mi madre, otra vez ella, comprara una radio con onda corta.
Qué delicia. Escuchar idiomas extranjeros que no entendía nada. Me los imaginaba en sus estudios, vestidos de otras maneras distintas a mí.
En las emisiones en español me quedaba. De América no me llegaban emisoras no sé por qué, lo preguntaré en el próximo programa de Un Punto Azul, pero sí de Europa en español.
La que más escuchaba era Radio Deustch Welle, o radio Doichebele como decía yo.
Había un programa de correspondencia, donde hacías amigos a distancia. Escribí y nunca oí que saliera mi mensaje. Los horarios eran muy raros y yo no coincidía. Así que triste, pensé que no había salido.
Pero un día llego mi padre, con una carta para el niño. Venía de Brasil. Ponía por avión, era blanca, y los filitos verdes y amarillos, los colores de la bandera brasileña. Me quedé extasiado: ¡Era la primera prueba de la vida, de las personas en otros países que llegaba a mis manos!
Quién me escribía, se llamaba Pablo, tenía catorce años. Lo hacía en portugués lo cual me daba más morbo, pero lo entendía bien.
Diréis que porque os cuento todo este rollo. El otro día le hacía un comentario a la Abuela Cyber en Uruguay. No sé ustedes, pero yo soy absolutamente consciente de que esto de internet es maravilloso. Pero no maravilloso sólo. ¡Es la leche, cómo decimos en Jerez, mi ciudad!
Lo que antes era imposible ahora no lo es. Escribes en Uruguay, Argentina, Chile, Perú.., y a los diez segundos, lo leo aquí. Conozco las realidades de otros países, por las personas que la viven y no por lo periodicos que me lo cuentan.
Soy plenamente de qué es hoy la aldea global. Un globo, un mundo, que quizás por la afición que tengo a la astronomía y a mirar al cielo, cada día lo noto más pequeño. Lleno de problemas, de historias, de sufrimientos, de alegrías, pero pequeño. Muy pequeño. Me comparo con los astronautas y cosmonautas que desde la ISS miran a la Tierra desde un vistazo.
Bendito internet éste que nos acerca a las personas y nos hace más humanos.

12 comentarios:

Agata dijo...

Si no es por internet hubieras sido un desconocido para mí.
Nos hubiéramos cruzado por la calle Larga sin saber nada el uno del otro.Sin saber qué gustos son los tuyos y sin saber qué me pone triste.No me hubiese sentido tan plena al escribir en mi blog porque tú fuiste uno de los primeros que me comentaban y para mí era un placer que le gustara a alguien lo que yo intentaba expresar.No hubiera seguido haciéndolo 4 años después.
La vida sin internet era menos buena.
La vida sin un Saborido...triste.
Un beso.

Alfonso dijo...

Hija mía, dónde vives que te llevo una caja de bombones ahora mismo, bueno de bombón helado, que se derriten XD

MAMÉ VALDÉS dijo...

Internet es un milagro como bien dices y tus recuerdos son entrañables, ahora "conozco" a muchos amigos virtuales y a los vecinos de mi portal que veo todos los días solo les digo hola vaya contradición, espero conocerte alguna vez por ahora un saludo virtual...

Alfonso dijo...

Un día te tienes que venir aquí a la radio! Miro el planing y te cito!

Abuela Ciber dijo...

Y lo mas fantastico que ahora te puede subir al globo y navegarlo virtualmente!!!!!!!!!!!!
Hace un momento estaba subida a él, viste que jovata ja ja!!! mirando los alrededores de una ciudad donde esta un sobrino mio, pensando que el hermoso joven pasea por ahi y ademas vi donde vive.
FANTASTICO!!!!!!!

Ni decirte de prender el pc en comunicacion directa y estar tomando juntos , a esta distancia, un tecito mientras charlamos.
FANTASTICO!!!!!!!

Lo que lamento que ha pesar de todo, nos siguen dividiendo , no permitiendonos caminar todos juntos por el mundo siendo....IGUALES!!!!!

Cariños mil

Lamento que no te hayan hablado de niño de MONTEVIDEO!!!!!!!! (Monte veo)

El dinosaurio dijo...

¡Bendito sea!

elisa...lichazul dijo...

uno de los mejores recursos tecnológicos creados por el hombre sin duda!

aunque tambiénme hubiése gustado que se hubiésen inventado formulas para eliminar a los hackers jajaja

abrazooo desde el fin de mundo

Agata dijo...

Quedamos en nuestra palmera de la Plaza del Arenal.
Llevaré el bolso rojo :P

María dijo...

Pues sí, ¡bendito internet!
Si lo hubiera yo tenido cuando era chavalita...
Me uno a la excursión para conocerte, me encantaría. O también puedes tú llegarte por aquí ¿no?
Besos

Hisae dijo...

Me ha encantado tu post de hoy, Alfonso.

Princesa115 dijo...

Pues sí que se conoce gente, buena gente que te anima a seguir tirando del carro. Pero también tiene sus cosillas y todos sabemos de qué se trata...pero hay que quedarse con los bueno y arrojar lo malo.

Un abrazo Alfonso

Amig@mi@ dijo...

Si yo te contara...
Me defino como ciudadana del mundo.
jaja
Pasaba para mandarte un saludillo.
;)