01 mayo, 2011

No es beato... no puede serlo. Motivos para no beatificar a Juan PabloII #iglesia



Aunque María José Romero hace una buena lista de razones, para que Juan Pablo II no sea beato, y mucho menos santo, yo apostillo más. Y lo digo desde la Fe.

El papado de Juan Pablo II, que llegó en extrañas circunstancias al Vaticano, con un papa muerto, Juan Pablo I, al mes de su elección, ha sido una debacle para la Iglesia. Se cargó todo el espíritu de apertura del Concilio Vaticano II. Hoy la jerarquía - cardenales, obispos y curas - pretenden hacernos convencer de la gran crisis de fe por culpa del relativismo, cuando crisis de fe no hay, la gente sigue creyendo en lo mismo. Lo que existe es una gran crisis de credibilidad en la Iglesia y en su jerarquía que ha hecho que la gente se aparte de ella, que no es apartarse ni de la creencia en Dios ni en Jesús de Nazaret.

Por la bronca que le echó a Ernesto Cardenal.

Por haber ignorado a un santo - este sí lo era - como fue Oscar Romero, que tuvo el valor de morir celebrando la Eucaristía, cosa que Juan Pablo II evitó siempre, metido en un papamóvil desde que Alí Agca intentó matarle. Vaya ejemplo de creencia en la resurrección.

Por haber traicionado a todos y todas los pobres de América al aplastar la Teología de la Liberación.

Por sentarse sin escrúpulos al lado de asesinos, como Pinochet y darle de comulgar sin ningún tipo de remilgo. Dar de comulgar al dictador y tirar la Hostia a un estercolero, es prácticamente lo mismo.

Por callar antes los casos de pedarastia que se han dado en la Iglesia católica.

Por su homofobia. Homofobia hacia las personas homosexuales de fuera de la Iglesia, y su silencio, ante toda la homosexualidad  que se cuece dentro.

Por hacer un colegio cardenalicio que le garantizara la elección de Ratzinger como futuro papa, dejando al Espíritu Santo con las alas atadas.

Y lo peor, por no seguir el Evangelio de Jesús de Nazaret. Jesús no murió - estoy seguro - para montar lo que Juan Pablo II y muchos papas antes, tienen montado ahora.

Así que  mientras Oscar Romero no sea Santo y el fundador del Opus sí, la Iglesia católica en cuestión de beatificaciones y demás títulos divinos que Dios no da, no tiene credibilidad ninguna.

5 comentarios:

Thiago dijo...

A ver, cari... yo no creo que sean santo ni uno ni otro.. Vamos, si te digo la verdad, qué sentido tiene hoy esto de la "santidad"? Quién se va a acordar de estos santos de chichinabo... dentro de unos años. No tenemos ya bastante con los de siempre: Juan, Pedro, Mateo, etc... ¿para que quieren mas santos, para engordar lo de "El santo del Dia" del calendario? Es absurdo.

Y mas al saber que el supuesto milagro es la curación de una monja... ¡ellos se lo guisan y ellos se la comen!. Ahora solo falta que tb. nombre beato al cardenal ese español que se murió poco antes de asistir a la beatificación, jaja

Esto es ridículo todo... Pero si solo hay que pensar que beatificaron a Escriva de Balaguer... y por poco hacen los mismo con Maciel, dos pedófilos... En fin, que locura

Bezos.

Abuela Cyber dijo...

Leyendote.
Escuchando sentires.
Pienso que la bondad está en compartir lo que se tiene.

Gracias por visitarme, me pregunto como puedo respaldar el blog, tu lo sabés ?????

Cariños

Alfonso Saborido dijo...

Aquí no se puede seguir como en blogger , es otro sistema :)

El Dinosaurio dijo...

¿lo sea o no? ¿para qué sirve que lo digan???

P Vázquez "ORIENTADOR" dijo...

No deja de ser curioso que el título de santo o beato lo otorguen los mortales, cuando de todos es sabido que casi todos nos creemos divinos.
Otra cosa es: si existiera dios, ¿para qué nos necesitaría?... nolontiendo.