28 marzo, 2011

Procesiones populares en #jerez

De nuevo, en cierto barrio jerezano unos chiquillos van a sacar su paso a la calle. Su paso, porque no cuentan con la aprobación del cura del barrio.
Este quiere mantenernos a raya. Y ellos, a lo suyo. A su Jesús. Para qué más.
Dejad que los niños se acerquen a mí.
Yo creo que llevan razón. Creen en eso porque le han enseñado a eso. Pero lo que no soportan es que los guíen como si fuesen bueyes.
Así, que mis aplausos y que el Viernes de Dolores les salga una procesión como la copa de un pino. Su barrio, están seguro esperándoles en las plazas y en las calles.
Mientras, el cura, que aquí demuestra tener muy poco olfato y muy poca inteligencia como pastor, tiene la iglesia vacía de niños, salvo los que les quede para participar en ese montaje en que la jerarquía católica ha convertido al sacramento de la eucarístía en su primera comunión.

No hay comentarios: