12 marzo, 2011

La Santa Madre Iglesia y su doble moral







Se levantaron muy temprano,
siempre es así en los Jueves Santos
Hay que arreglarse pa ese día,
no pueden ir hechos un guiñapo.
Con sus ropas de postín,
con sus ganas de vestir
ahí van los dos la mar de guapos.
Juan y Jesús se han santiguao na más entrar
y ya en la iglesia han comenzado con las flores,
que es su pasión vestir el palio de su virgen La Dolores.
Cuando terminan les inunda la emoción
y allí se quedan mirándola agarraitos los dos.
La banda suena y su virgen ya está fuera
y ellos le dicen adiós.
Cuando todos ya se marchan
y se quedan los dos a solas,
a sus sueños ponen alas
y se ven de blanco en su boda.
De la emoción hasta lloran.
Con sus madres de testigo,
su parroquia, sus vecinas,
rodeaos de sus amigos,
la carnecita gallina
y su virgen de madrina.
Lástima que vuestra iglesia
no entienda el amor entre homosexuales,
lástima que diga el Papa
que esos maricones son gente inmorales.
Y aunque les nieguen su sueño
y aunque les insulten y les den de lado
y aunque el Vaticano os desprecie
y os siga humillando,
para ponerle sus flores a la virgen
volverán el Jueves Santo.

Gracias al trabajo hecho por Parmenio.

Y para los curas homófobos que persiguen este blog y demás fauna pseudocatólica de moral hiniesta de cara al exterior, no estaría mal que en sus noches oscuras, se vieran esta película de Pilar Távora: Madre amadísima






1 comentario:

ana dijo...

eres la "ostia" de cristiano, así me gusta a mí la gente, realista.

besitos