04 marzo, 2011

Dolor de garganta #fb

Lo puedo aguantar todo. Dolores de cabeza, mareos, taquicardias, estornudos, mocos, ojos llorando.. pero el dolor de garganta me deja fuera de sitio. Y no es que te duela a rabiar, es el mal cuerpo que te deja. Aún me pregunto quién tuvo la feliz idea de caparnos a todos los de mi generación (tengo 45 años) y dejarnos sin amígdalas (me la quitaron el 7 de octubre de 1969, como para no acordarme), en aquél viejo ambulatorio de la Calle José Luis Díez (hoy centro de Salud). Alguna vez que he vuelto me ha dado repelucos entrar. Hasta los siete años poniéndome una inyección diaria.
Y sin amígdalas. Con la facilidad de pillar una farigintis en cualquier momento. Ahora me la han pegado en el trabajo, con los cambios de temperatura, la gente está fatal. La próxima, para Semana Santa. Y la siguiente, para el lunes de Feria. El domingo retransmito el alumbrado, y al día siguiente, afónico, faringítico, todo ello aderezado con la alergia a los polenes, al albero y a los tabacos varios.
Así que hecho un cromo. Aquí sin hablar, con destemplanza y pensando que me tengo que levantar a las seis de la mañana. Así que, buenas noches, me tomo mi equinácea, y mi infusión de tomillo con una cucharadita de miel. Hasta mañana.

1 comentario:

margot dijo...

Me has hecho recordar mi operación de amígdalas. Hace un mes estuve en el centro médico, y el subir por las escaleras, ver las salas, y entrarme un sudor frío. Fue todo en uno. Creía que era yo sola la que sentía ese pavor.
Te diré que desde hace unos cuatro años, gracias a un amigo naturalista, tomo una manzanilla con miel (una cucharada) y medio limón, casi todas las noches. Desde entonces aguanto bastante bien todos los cambios de temperatura. Además por mi trabajo, me llevó hablando más de ocho horas diarias, logro estar bien y no quedarme afónica. Si deseas probarlo, debes de tomarlo templado y a sorbos pequeños. Es para que la garganta sienta la bebida.
Bueno, Alfonso, deseo que te recuperes pronto. Un saludo.