28 febrero, 2011

Amparo Muñoz o los malos cuentos de princesas


En 1973, yo tenía 8 años, pero recuerdo ver en las revistas que compraba mi madre, la cara guapísima de esta chica, Amparo Muñoz. Hoy, estoy en contra de estos concursos de 'misses' como no podía ser menos, pero en aquella época a mí, por lo menos me evocaban los sueños de cuentos de hadas. Imaginación infantil y lavado de cerebro de la época. Entre nubes, también recuerdo cuando murió Franco (yo tenía 10 años) a una miss España llamada Olga llorando a moco tendido porque no podía presentarse a Miss Universo, porque Franco había muerto y España estaba de luto. Se me quedó grabada aquella imagen. Las princesas, también lloran.


Hoy, pienso, ya no sé si lloraría por el luto o por no poder seguir en el concurso.


Los tiempos cambian, y siguen existiendo este tipo de competición de la belleza que nos quieren imponer. Si por mí fuera, los quitaba.  Porque atentan contra la dignidad de la mujer y de los hombres (que también se han apuntado al carro, tanto en la modalidad hetero como en la gay; miss lesbiana no existe, son invisibles hasta para eso).


Sin embargo, hoy me he dado cuenta, que las princesas también lloran, también mueren (de una larguísima enfermedad... ¡por qué no dicen cáncer!) ... tal vez porque todo era un cuento... y las historias de princesas nunca existieron.

1 comentario:

Anónimo dijo...

de las mujeres mas bellas pero BELLAS de verdad que vi.Una pena,espero que haya donde este se encuentre llena de luz y armonia,buena entrada de este hermoso angel : AMPARO MUÑOZ.