23 febrero, 2011

#23f de febrero de 1981 ¿qué estabas haciendo?

Hay momentos en la vida que te marcan tanto que siempre sabrás que estabas haciendo en ese momento, como en los atentados de 2001 en Nueva York, los de Madrid en 2004 o...
El 23 de febrero de 1981, cuando yo tenía quince años. Mi conciencia política no era mucha, aunque alguna idea tenía.
Por las tardes iba a una academia de clases particulares y por las mañanas al instituto.
Cuando llegué a la academia, que serían las siete o así, un compañero me dijo que la habían cerrado y que me fuera para mi casa que Felipe González y Adolfo Suárez se habían peleado, así literalmente. Cosa que me extrañó la verdad.
Me bajé del autobús junto al cuartel de artillería (donde dos años después hice la mili) y ví que había mucho movimiento, pero hasta entonces no sabía nada.
Al llegar a casa de mi abuela, porque yo vivía con ella entonces, ya me enteré que había habido un golpe de estado. En la radio, sonaba música militar y noté a mi abuela y mi tía preocupadas.
De mis padres y hermana, no sabía nada porque no teníamos teléfono entonces.
Esa noche, recuerdo haberme quedado hasta que salió el Rey en la tele y ya parece que la cosa se había puesto más tranquila, aunque no comprendía mucho de que iba el tema.
Eso sí, mi abuela aprovechó para contarme de pé a pá toda las vivencias de sus dos hermanos que estuvieron en la guerra civil en el frente de Pozoblanco, en Córdoba, con lo cual, me metió el miedo en el cuerpo ya que yo estaba pendiente de hacer la mili.
Por la mañana me fui al instituto, y había clase normal, aunque dos maestras que eran de Alianza Popular, estaban muy contentas porque decían que ya era hora de que este país se encauzara o volviera el orden, o algo así. Recuerdo también que habían pintado las puertas de los servicios con Vivas a España, al Ejército y a Cristo Rey.
Y nada, luego nos avisaron que habían salido los diputados y diputadas y que habían detenido a Tejero. Recuerdo las caras tristes de las maestras, como diciendo, otra vez será.
Pero no fue. Menos mal, por el bien de España y de la democracia.
Hoy, posiblemente me hubiera muerto de miedo y hubiera tenido que salir huyendo a Portugal , Gibraltar o algún otro sitio, pero entonces no era consciente la verdad, del peligro que corrimos.
¿Y tú, que hacías aquél día? Si es que estabas, ya sé que hay lectores míos que ni siquiera habían nacido.
También mi compañero Manolo Romero nos cuenta en su blog su historia personal.

Otro compañero, Pepe Abeledo, cuenta su experiencia.





No hay comentarios: