06 enero, 2011

Este era el día...


Este era el día en que yo siempre me preguntaba por qué a mí me traían los Reyes un tren de cuerda y a mi primo un tren eléctrico, un ibertren concretamente. Si yo sacaba mejores notas, era un niño bueno... ¿por qué, por qué, por qué? 
Sí, mucha ilusión en los Reyes Magos, pero ahora, siguiendo conservando aquél niño en mí, pienso que es una de las 'fiestas' más injustas que existen: para los niños y niñas que no reciben sus regalos soñados, y para los padres y madres que no pueden comprarle a sus hijos e hijas lo que quisieran. Maldito sea el consumismo capitalista y quiénes lo defienden, por mucha serpentina y luces de colores que le pongan.

6 comentarios:

Maripaz Brugos dijo...

Pues es verdad, tienes toda la razón...es muy injusto. A mi por ejemplo, jamas me trajeron una bici, una Mariquita Perez, es mas, ni los juegos reunidos "Ceiper" me parece que se llamaban. Sentia envidia de los patines de las demas niñas en la plaza, pero bueno, tenia el amor de mis padres que era incondicional, y me compensaba de mi desilusión.

Satie dijo...

Pero ahora un tren de cuerda es una auténtica reliquia, te darían por él lo que qisieras.

Alfonso dijo...

Ya, pero de chico no comprendes :( y de mayor cuando comprendes, te das cuenta de lo que sufrieron tus padres por no poder darte lo que tú querías.

El dinosaurio dijo...

Injusticias de la vida. Que lamentablemente se siguen repitiendo.

ana dijo...

ya sabes que opino lo mismo que tú, ¿qué puedo decirte? esta sociedad es una completa hipocresía e injusticia.

besitos

.teri dijo...

Recuerdo cuando quería un megazord de esos que tenía cada pieza que se desmontaba y se montaba. ¡Pero era una mentira! Me llevé un fiasco cuando el megazord era casi todo de una pieza ya nada más que se podían quitar las piernas ya enteras. Claro, que lo que cuento no es lo mismo que lo que pasó a vosotros de pequeño.