16 enero, 2011

El papa y los milagros

Yo soy cristiano y de izquierdas. Y lo digo a boca llena. No me avergüenzo ni tengo por qué hacerlo. Cristiano por convicción. Por que creo en los valores del Evangelio. Por que así lo he decidido dentro de mi libertad. Y soy católico pues por costumbre y tradición de la historia de mi tierra. Si fuera de Alemania sería protestante y si fuera inglés sería anglicano.
Pero no soy dogmático. No comulgo con ruedas de molino.
Claro, esto me hace recibir tortas por todos sitios. La iglesia integrista no me quiere, porque soy un rojo. Que me vaya, me dicen. Y yo me río: pues no me voy porque no me da la gana. Tiene gracia que tenga amigos/as ateos que quiere apostatar y no puedan. Y yo, que quiero quedarme, que me vaya. De locos.
Por otro lado, recibo las tortas de todos y todas los que no son cristianos. Pero tengo que deciros, que estas tortas duelen menos, porque son sinceras y las tortas eclesiásticas vienen con una mala leche que p’a qué.
Este artículo debería ir - y mandaré copia sellada y compulsada a su edición - en El Cristiano Protestón. Pero lo que quiero contar lo considero de tal transcendencia, que lo traigo aquí a la portada de mi blog principal (ya sabéis de mi múltiple cuasipatológica personalidad bloggera).
Me refiero a algo escandoloso que ha sucecido esta semana y es la beatificación express de Juan Pablo II. No voy a discutir la santidad o no de este Papa, que para mí, con sus escándalos de pederastia, su homofobia, su machismo y su alineamiento con los más poderosos del planeta, obviamente muy santo no puede ser. Pero es discutible.
Ahora, lo que no trago ni acepto, es el milagro. Que ha curado a una mujer de Parkinson.
¡Vamos hombre ya! que diría Paloma en Aquí no hay quién viva.
¿Pero qué cuento nos queréis venir a contar? ¿hasta que punto, ustedes, jerarquía católica, hombres, porque las mujeres en la iglesia piensan pero no hablan desde púlpitos, nos queréis tomar el pelo? ¿hasta dónde váis a llegar a faltarnos el respeto a los creyentes?
Porque si fuera verdad que Juan Pablo II curó, tuviera ese poder después de muerto, de sanar enfermedades incurables, ¿por qué sanó a ese enfermo de Parkinson y no al resto? ¿por qué a uno sólo? Y si hay algún santo que tiene ese poder ¿por qué no impidió el terremoto de Haití? y agrando la pregunta. Si Dios es todopoderoso ¿por qué lo permite?
¿Pero que catéquesis estáis dando, señores curas, de qué nos estáis hablando, que cuénto nos queréis meter en la cabeza?
Ese no es el Dios que a mí me han enseñado y yo he conocido; el Dios que viene en el Evangelio. El Dios humano.
Yo no pienso creer en fantasmas. En supercherías. En salvadores de lo imposible.
Creo en Jesucristo, en sus valores de solidaridad, de justicia, de igualdad. No me voy a complicar con teologías que sólo comprenden los "entendidos" Te doy gracias porque no mostraste estas cosas a los que conocen mucho y son sabios. En cambio, las mostraste a gente humilde y sencilla. Mateo 11:25
Y hoy por desgracia, la jerarquía, su gran parte, ni es gente humilde ni es sencilla y a veces dudo, si es hasta cristiana. No se puede vivir la realidad de un pueblo desde un palacio o una catedral. De hecho conozco algunos curas que están por ahí con sus blogs haciendo campaña para el Partido Popular de España para que les saque una ley de educación que les permita forrarse dando clases de religión en institutos públicos. Ley, que el PSOE no ha tenido narices de quitar, por cierto. Si por mí hubiera sido...
Y digo esto que expreso aquí porque lo siento. Porque lo he vivido en mis propias carnes. Sí, ya sé que alguien me dirá que hablo desde el dolor y el trauma que me ocasionó la temprana muerte de mi hermana. Ya. Pues sí. Tengo derecho a tener dolor y me dolerá cuantas veces quiera porque estoy en mi derecho de padecer el duelo y sufrir por la gente que amo (Ver esta entrada de Satie).
Pero siempre le reprocharé a los responsables de la Iglesia Católica esta catequesis de santería y superchería que tanto beneficio económicos les da.
Se aprovecharon de ello con mi hermana. La enseñaron a creer eso: que los santos curaban el cáncer. Y ella, en su desesperación, lo creyó. Caminó sin ponder andar por las iglesias de Jerez buscando una mejoría y un consuelo que nunca llegaba. A San Francisco, a ver san Judas Tadeo. A San Lucas a ver el Señor de la Salud. A Sevilla, al convento de Sor Angela de la Cruz. Y nada. Nada. Cada vez peor. La casa llena de estampas de santos. De medallas.
Estando ya ingresada, como no podía andar, yo bajaba a la capilla del hospital, y le mojaba un papel con agua bendita, porque ella lo necesitaba para curarse.
¿Ustedes que me leéis podéis llegar a comprender el dolor que yo sentía haciendo aquél ritual que sabía perfectamente que no iba a servir para nada? Yo era plenamente consciente de que le estaba dando lo que decía Marx. Opio para el pueblo. Opio psicológico para su miedo a la muerte.
Antes de morirse, y fueron sus últimas palabras, me lo dijo llorando: Nene, no me escucha nadie. Se murió agarrada a mí, pero pensando que su Dios de toda la vida la había abandonado. Curiosamente, murió con las mismas palabras que Jesús en la Cruz: Dios mío, Dios mío ¿Por qué me has abandonado? Pero yo sé, creo, que Dios no la abandonó. Quien abandonó a mi hermana fue la Iglesia Católica, exeptuando a un cura amigo, enfermo de cáncer, que fue a verla, porque sabía perfectamente por lo que estaba pasando, y es de lo poco que queda ya en la jerarquía de la Iglesia Católica para no terminar uno mandándolos a ya saben ustedes dónde.

19 comentarios:

elisa...lichazul dijo...

sabes que si Jesús caminará hoy entre nosotros sin duda sería socialista o de izquierda
no lo asocio a los axiomas de la derecha jajaja

lástima que las religiones no siempre comulguen con las reales motivaciones de sus inspiradores:)

abrazoooo

Eastriver dijo...

Es emocionante lo que cuentas de tu hermana. Aparte de enormemente cierto, en muchos casos.

Pero yo distingo. Distingo entre creyente y católico. El catolicismo es una religión que no tiene, necesariamente, que ver con lo que uno sienta. El catolicismo es un belén, un montaje, un negocio. Me cuesta mucho, aunque lo respeto, entender que alguien como tú se defina como católico, o que persista en querer pertenecer a semejante club. Lo respeto, pero chico, en pleno siglo XXI me cuesta tanto entenderlo, tanto... No me cuesta entender que uno tenga ansias espirituales, o que crea en algo, o que crea en lo que le da la gana. Pero sí que alguien siga considerándose parte de un sistema que lo excluye y lo margina. Con respeto lo digo.

Yo también me considero creyente pero tengo claro desde hace muchísimo que lo espiritual es algo que uno debe recorrer a solas, pues nada oficializado va a darle las respuestas que uno anhela.

Hay otra cosa que espero que también entiendas... y que no te moleste. Tengo una amiga que ha venido a Andalucía estas vacaciones de navidad. Es una fascinada de Andalucía, pero me decía que la religiosidad andaluza, o mejor, el catolicismo andaluz es algo enorme y gigantesco que jamás ha visto en Catalunya. Me preguntaba. ¿tú has visto en Catalunya pancartas en los balcones relativas al nacimiento de Dios y cosas semejantes? Nunca, nunca, nunca he visto eso.

Creo que los andaluces, enorme y gigantesco pueblo hermano deberíais haceer un esfuerzo por desligaros de la beatería. Incluso en Catalunya la hay un poco, residual, por eso mi apuesta siempre está en el laicismo europeo, del norte, independientemente de lo que uno crea o deje de creer.

Todo lo que he dicho lo he dicho con afecto, como tu sabes, pero también expresando lo que siento. Y tratando de combinar la crítica con la autocrítica. Un gran abrazo.

.teri dijo...

"Creo en Jesucristo, en sus valores de solidaridad, de justicia, de igualdad."

En eso consiste en creer en Jesucristo, en creer en esos valores y como lo demostró con sus actos. No es creer en Jesús con la esperanza de de creer en ti mismo conque "Jesús te ama" y sonreir en vano porque es que resbalas tarde o temprano.

Me fuí de los grupos por eso, no lo veía sentido. Eso de "siento a Jesús" era irrisorio porque cualquiera lo aplicaban a cosas triviales o a pequeños problemas particulares con final "feliz". Y es chocante que traten de invitar a la gente a unirse a esos grupos para hablar "abiertamente" de temas cuando tratan de imponer o hablar categóricamente (comprobado) de la postura de la iglesia. Claro, después se llevan las manos a la cabeza y dicen "somos unos pocos en este mundo", o el paranoico "nos persiguen".

Y lo de tu hermana... se me encogió el corazón. Es injusto y me da rabia.

Soy escéptico religioso, pero entiendo tu postura de católico :). No lo comparto, pero te apoyo.

Satie dijo...

Y en Jerez se le hizo un monumento por "suscripción popular" ocupando espacio público. Recuerda: Totus tuus

Abuela Ciber dijo...

Días mejores vendran no???

Te deseo que esta semana tus días se vean poblados de buenos momentos.

Cariños
.
.
Solidaridad:
Ayudar y poner tus capacidades al servicio de los demás. La solidaridad se practica sin distinción de credo, sexo, raza, nacionalidad o afiliación política. La finalidad sólo puede ser el ser humano necesitado. Solidaridad es la cualidad de continuar unido con otros en creencias, acciones y apoyo mutuo, aún y sobre todo, en tiempos difíciles.
(web)

P Vázquez "ORIENTADOR" dijo...

1º Los teólogos no pueden creer en dios... si es cierto que lo han estudiado.
2º Yo desde la santificación de Josemaría me espero cualquiercosa...
3º Los milagros selectivos son chungos...

Alfonso dijo...

Explico que soy católico por costumbre, tradición, soy bautizado y estoy confirmado. Pero siempre distingo a la jerarquía del resto, que no tiene nada que ver.
Ser católico no es malo. Juan XXIII era un buen papa y era católico.
Critico a la jerarquía de hoy. A los que mandan. Critico a lo que han montado. Pero la esencia es ser cristiano.
Y en Andalucía sí, se da una peculiariedad de la manera de vivir la religiosidad.
Pero eso que ves aquí, de tanta semana santa y tanta estampa en balcón, no tienen para nada su reflejo en la Iglesia.
De hecho, los templos están vacíos, a los curas nadie les hace caso. Pero la gente vive la fe a su manera, a la nuestra, a la que sabemos y nos gusta hacer aquí.
La Iglesia sabe que tiene que aceptarla, como acepta la santería en el Caribe.
El pueblo andaluz no es un pueblo beato más o menos que otro. Sólo, más expresivo.
Te recuerdo que las últimas catedrales inauguradas en España son las de Madrid y Barcelona.
Aquí pasamos de eso. :)

Thiago dijo...

CAri, y no sé si me equivoco, pero aún encima hay algo que no he leído en tu post...¡Es que la supuesta mujer curada es una monja! Eso ya es de risa, ellos se lo guisan y ellos se lo comen, por dios!.

No tienen verguenza, ni pudor ni nada. No saben ni de lo que hablan, hoy hay cielo e infierno, mañana no... etc. En realidad si te digo la verdad, lo único que me parece bien es si es capaz de dar ese consuelto que buscaba tu hermana, pq todo lo demás es penoso. Tú pudes ser cristiano, si lo aceptas como ser aficionado de un club de futbol o socio de un casino, pero tienes que reconocer que es todo un tinglado.

Aun hoy leer a un obispo joven en EL PAIS SEMANAL que el sacerdocio es cosa de hombres, pq dios así lo quiso y estableció 12 apostoles es para echar a correr.

En fin, lo siento por ti, pero allá vosotros si creeis todas esas patrañas, y estais en manos de unos pervertidos, casi todos pederastas que se visten como mujeres y solo quieren abusar de niños... y viven como millonarios. Y si te digo la verdad, echo de menos que los fieles se rebelen. como nadie puede pertenecer a una religion o creencia que apoya la homofobia, está contra el condón en las relacione sexuales, y ante la violencia machista propone: " castidad y paciencia". A mí me daría verguenza, te lo digo como lo pienso, cari con todo el cariño del mundo. Creo que es esquizofrénico creer o pertencer a una iglesia que no te quiera ni te acepta á tí. Y en el fondo, perdona que te diga, tu buscas un consuelo parecido al de tu hermana...

En fin, lo dejo, que me caliento, jajaaj Y además me has ahorrado un post pq iba a hacer uno sobre esto de la "Multilateral del milagro", jaja


Bezos.

Thiago dijo...

Ahora veo, que más educadamente, he coincidido con Eastriver. Tal ves yo lo he dicho con menos respeto, pero pienso lo mismo. Es que cari, como gay, no puedo guardar respeto por una organización que siendo toda ella formada por maricones -no hay cura que no lo sea, no nos engañemos- sea homofoba y no me respete a mí. Es de idiogas.... y sigo diciendo que echo en falta que los fieles, sobre todo esas mujeres que medio llenan los templos (ya menos) no se rebelen y no alcen su voz. Una vez les llamé cómplices y me costó un disgusto, pero solo bajo el miedo -a lo que sea- hoy se puede estar callado ante las tropelías de la iglesia.

Bezos.

Thiago dijo...

jaj Vuelvo...

Cari, yo no creo que sea la jerarquía de hoy en día. La iglesia es una organización esencialmente perversa. No hay Papa bueno, Juan XXIII también tiene sus puntos oscuros y en cualquier caso no hizo lo que debería hacer, pues todos transigen y siguen con el cuento, no cambian lo esencial, no predican el amor a todo el mundo y el estar al lado de los pobres. nO es cosa de unos cuantos es una mafia, como organización italiana que es en el fondo, y tiene la misma estructura piramidal y criminal. No hay otra, cari. Lo siento. Yo no puedo entender hoy ser de una organización o creer en una iglesia que se ha cansado de quemar gente y condenar a cualquiera que pensaba.... pero es que sigue encerrada en ese juego perverso. No ha visto yo que en ningún momento busque el cambio. Pero en su propia cerrazón tiene la penitencia, pues como tu mismo dices una cosa es el folclores otra es que hoy en día alguien haga caso de lo que dicen esos paranoicos.... Y yo no es que sea anti-jerarquía, soy lo que llos llaman CRISTOFÓBICO, y qué pasa? Siempre estamos con Jesus y con la biblia? Y todo eso es un rollo y Jesus podía haber dejado su mensaje más clarito, no con tanta tontería que ha llevado a que su iglesia fuera esta patraña. Podia hablar mas claro y no con tanta metafora y tanta tontería... Ellos me llaman ateo trasnochado y son homofóbicos, ¿pq voy yo a respetarlos?

Ahora si que lo dejo, jaajajaj Bzos.

Alfonso dijo...

Los que no estáis dentro de la iglesia os cuesta distinguir una cosa. A ver: la iglesia en sí es la gente, la hay buena y mala como en todos sitios.
Otra cosa es la jerarquía, que comúnmente llamamos Iglesia, y esa es la que decís con toda la razón del mundo que han montado un tinglado.
Pertenecer, pertenezco porque estoy bautizado y confirmado; eso sí, no soy dogmático, soy protestón, eso que Thiago dice que echa en falta.
Y tiene toda la razón del mundo. Yo echo en falta una revolución de las bases. La Iglesia de base está sumisa. De puertas adentro, ponen a la jerarquía a parir, pero no son capaces de enfrentarse a ella.
Y como cuento , cada vez son menos. La iglesia está en manos del opus, kikos y demás, y yo los comparo con las sectas.
Y sí es verdad, ¡a una monja!
Suena a cachondeo la verdad.
El creer en Cristo no lo busco como consuelo. Al revés, a mi la iglesia no me consuela, sólo me da disgustos jaaj, pero no es como un partido o una asociación de la que te sales y ya está.
:)

Thiago dijo...

jajaj cari pues yo hoy mismo "rompería el carnet" jajaaj


Bezos.

Alfonso dijo...

jaja la cuestión es que no te dejan romperlo. Aunque ya quisieran ellos que yo lo rompiera. Pues no.Ea. Masoquismo puro XD

Ana dijo...

Yo soy católica practicante, lo sabes bien y creo en los milagros, aunque a mi no me toquen nunca. Yo tuve un primo que con 28 años murió de cáncer, no sé si rezó para curarse, lo que si sé es que acepto la muerte con resignación, que en vez de darle ánimos nosotros nos lo dio el a nosotros. No sé que decirte a mi el peregrinaje por iglesias pidiendo el milagro por lo menos me da tranquilidad, me relaja. He estudiado Teología y creo, pero quizás mi fe sea muy infantil

María dijo...

Te explicas tan bien que no sé qué más puedo añadir con mi comentario.

Solamente decir que no me puedo borrar de esa iglesia por más que lo intento.
Todo lo más que consigo es una nota al margen en mi partida de bautismo.
Ellos siguen cobrando del estado por ser yo un número más de su iglesia...¡eso es lo que hay!

Saludos

Eastriver dijo...

Chulo debate... Sí, sí... no he dicho que en Catalunya no haya beatería, no he dicho eso. La burguesía catalana es como todas las burguesías, de misa dominical y de querida escondida (a veces de querido, ay, que de todo ha habido incluso en las mejores familias). También distingo entre la vida en los pueblos y en las ciudades, supongo que ahí ocurre más o menos igual. La ciudades son más abiertas, claro.

Entiendo lo que dices de diferenciar el catolicismo oficial y la manera humilde de vivir la fe. Es respetable, siempre. Pero claro, si la fe a nivel de calle se vive mogollón eso nos da una idea del grado de conservadurismo moral de una sociedad. A eso me refiero. Mira, tengo muchísimas ganas de conocer más Andalucía, la Andalucía real, la verdadera, no la de los toros, los finos y las mantillas. Esa forma exaltada de vivir la religiosidad hace más mal que bien, a todos, a vosotros y a nosotros.

Y finalmente, sí pienso que eso se da más ahí, de la misma manera que pienso que se da más en Barcelona que en Berlín (y yo aspiro a ser, en eso, como Berlín o como Amsterdam, no como Cuba o Perú, sinceramente). La primera vez que visité mi querida Granada me topé frente a frente con una señora con mantilla.... Yo lo había visto en las fotos de mis abuelas cuando eran jóvenes. Me dio un soponcio. Para mí, honestamente, eso es un atraso. Con lo modernos que somos nosotros, donde vas a parar, jajajaja. Besos.

Alfonso dijo...

Pero no le mires la religiosidad a la mantilla. Eso no es religioso. ¿Y el turismo que trae? la mantilla es una industria hijo mío :)

ARO dijo...

Se entiende ese dolor.

En cuanto a esa patraña de santificar a Juan Pablo II, es una acto más de prepotencia y necedad de la Jerarquía católica. Es un esperpento.

Eastriver dijo...

Sí, claro, una industria... como todo lo religioso de lo que me quejo... En el fondo, una industria. Pero jode a tantos, Alfonso. Por eso yo no quiero pertenecer a esa industria. Besitos, mi niño.