04 diciembre, 2010

De la vida y de la muerte

Lejos quedan aquellos días en los que aprendí que la vida era todo aquello que nace, crece, se reproduce y muere. Menos lejos, pero lejos aún, quedan aquellos días en los que me aprendí la tabla periódica de los elementos, de aquella forma que no se te olvida en la vida. Incluso aquella fotocopia errónea del maestro que confundió el Faradio (unidad de capacidad eléctrica) con el Francio (elemento químico) y aún hoy me sale ese dato de mi memoria mal.
La vida era lo que era. Y a lo largo de la mía, aprendí también que había cosas que no estabam vivas, pero tampoco inertes. Por ejemplo, los virus. También conocí a gente viva que parecían muertas y a muertos, que aún estándolos, seguían fastidiando la vida a los demás como si siguieran en este mundo. (Véase Rebecca de Alfred Hitchcock)
Esta semana la NASA nos tuvo con el alma (¿vive el alma?¿perdura el alma después de la muerte?) en vilo a los aficionados - as a estas cosas pendiente de una gran noticia.
Así cambia nuestros conceptos de la vida. Nuestros conceptos del Universo y hasta de nosotros mismos. La vida se abre camino, decía Ian Malcolm en Parque Jurásico
Como decía Julio Numhauser y la negra Sosa nos cantaba

Cambia el sol en su carrera
Cuando la noche subsiste
Cambia la planta y se viste
De verde en la primavera
Cambia el pelaje la fiera
Cambia el cabello el anciano
Y así como todo cambia
Que yo cambie no es extraño

Una bacteria que cambia el fósforo por el arsénico para vivir. El arsénico venenoso nuestro que nos mata y que a la bacteria californiana viva la hace vivir. Lo que es la vida. Su vida y la nuestra y lo que nos queda por ver.
Una noche de sábado donde podemos pensar que hay otros seres que en vez de necesitar el oxígeno que nos envejece para vivir, pueden necesitar el arsénico por compasión. Buena oportunidad para una noche lluviosa de sábado. Riánse de la vida y de la muerte, que estamos de paso. Y mientras pasamos, no olvidemos, que todo cambia y nada es como realmente vemos. Sólo nos queda algo que no cambia y permanece inmutable.Queda grabado para siempre. El cine.

9 comentarios:

María dijo...

Con el levante que está saltando, apetece quedarse en casa viendo una buena peli del tipo Mejor imposible o El guateque.

Saludos

Anónimo dijo...

La verdad hermano que no dejo de pensar que la vida es un misterio, ya depende de las creencias de cada uno donde coloque ese misterio, pero para mi no deja de serlo

Eastriver dijo...

Me gusta ese Alfonso irónico que es capaz de atar temas tan dispersos y sacarles punta para ironizar un rato. Siempre nos quedará París... en el cine... Besos.

Amig@mi@ dijo...

Me encantó, Alfonso.
No sé si influenciada por las mismas circunstancias, pero es el tercer blog que visito en el que encuentro, CONSUELO.
Quizás al buscarlo...
Un saludo y feliz puente!!!!!

.teri dijo...

Vale que el arsénico sea un veneno, pero hay otro veneno que está en el aire y que lo tomamos por bueno: el oxígeno. Un potente oxidante que además genera radicales que son peores. Si no fuera por las mitocondrias y los antioxidantes quizá no estaríamos hablando de este tema.
La vida es aquello que persevera.

elisa...lichazul dijo...

en la tabla períodica está todo absolutamente todo

y que poco valor le damos así como en la exploración de otras posibilidades

besitos de luz
feliz domingo

Maripaz Brugos dijo...

Alfonso, me pasó como a ti cuando escuché la noticia...pero tu lo has plasmado como nadie.
Muy bueno!!

P Vázquez "ORIENTADOR" dijo...

Nosotros no somos bacterias, algunos peores, que nos contaminamos mutuamente sin compasión...

Princesa115 dijo...

Interesante noticia, no tenía ni idea de que el arsénico lo necesiten esas basterias para vivir.
No te acostarás sin haber aprendido algo...

Gracias Alfonso

Un saludo