03 diciembre, 2010

Chocho

La profesora estaba escribiendo un párrafo de una lección en la pizarra de la clase.
Una alumna de trece años le preguntó una cuestión. Pero la profesora prefirió terminar el párrafo hasta contestarle.
La alumna, ante la falta de respuesta de la profesora e impaciente por los pocos segundos que iba a tardar dicha respuesta, le dice:
- Chocho, que te estoy preguntando...

a lo que la profesora se vuelve y

a) Le manda escribir la palabra chocho tres mil veces.
b) Le manda hacer un trabajo sobre el órgano genital femenino, mínimo de cien páginas, escrito a mano.
c) Se pregunta, como yo os pregunto ¿cómo educar a esta niña?

8 comentarios:

Alfonso dijo...

Imaginaros que la niña trabaja en un supermercado. Llega la clienta, y le saluda: Chocho, qué quieres hoy.
O lo trasladamos a varón.
Pisha, que quiéres.
Soy un defensor del 'usted', pero realmente, no sé como meterle en la cabeza a los niños y niñas de hoy, eso. A ver qué ideas me dais :)

ARO dijo...

Imposible. Esas expresiones están en el ambiente que vive la niña y es ahí donde hay que empezar a educar.

Mª Dolores dijo...

A la niña no la educaremos ni tú, ni yo, ni su madre me imagino. Es tan habitual esta forma de hablar entre los chavales que para ellos es tan "normal" como para nosotros otras expresiones.Lo que ya es el colmo, es que micajos de 7 y 8 años utilicen también estas y otras expresiones. El "usted" se está olvidando rápidamente. Incluso entre las personas mayores.
A todo esto, la niña no sé si mejorará su vocabulario, yo diría que no, pero la motricidad fina seguro que sí.Con lo que escribió la niña!!!
Un saludo

.teri dijo...

Recuerdo que estaba en una sala del instituto cuando hacía de bachiller haciendo un "nomeacuerdo" XD. Le hice una petición a una mujer ya madura refiriéndome a ella como "usted" y me contesta "a mí no me hables de usted" como si le hubiese dicho una grosería. Esa mujer tiene que aceptar de una vez la "crisis de los 40".

Abilleira dijo...

Teri, cuando eres más joven se ve y se siente una diferencia enorme en cuanto a la edad, pero a medida que vamos creciendo, y más en el mundo de avances en el que estamos vemos que esa diferencia realmente no es tan grande.

Antiguamente una persona con sesenta años era una auténtica anciana, hoy en día, como dice mi abuelo, con setenta años están hechos unos chavales, evidentemente no es lo mismo que tener dieciséis, pero ayuda el tipo de trabajos y la calidad de vida que tenemos.
Dicho esto quiero decir que hoy en día puedes mantenerte joven durante muchos años, y no sentirte mayor, puede que la profesora tuya no viese tanta diferencia entre tú y ella, aunque para ti fuese inmensa, y por eso no quiso que le tratases de usted, personalmente con diez años llamaba de señora a chicas de veintipocos.. pero ¿acaso crees que la profesora se llevó una mala sensación de ti? seguramente agradeció el respeto que le brindabas, aunque pensase que no fuese necesario.

Hoy en día anhelamos ese respeto porque vemos y sufrimos la mala educación de las generaciones que vienen, y que se supone serán nuestro futuro.

Como bien decía MªDolores en cuanto al post de Alfonso, a la niña la deberían educar sus padres, ya que eso se aprende dentro y se demustra fuera, pero ¿Y quién educa a esos padres? No quiero generalizar porque hay muchos que tratan de darles a sus hijos la mejor educación, y por las malas compañías no caen del guindo hasta después de muchos años y eso en el caso de que caigan.

Supongo que no hay nada que hacer con esos niños, más que tener paciencia y tomárselo con la filosofía que mejor le convenga a uno mismo, siempre pensando que los niños, menores de edad tienen las espaldas cubiertas hagan lo que hagan..

Puede que estas generaciones no cambien hasta que se topen en el mundo real con nosotros, las personas que aún valoramos por encima de todo la educación y el respeto por los demás.

Mi idea, paciencia, mucha paciencia, ya que según he vivido, a veces más peligrosos que los hijos son los padres.

En fin, estas son batallas perdidas puesto a que no te vas a meter en la casa de cada niño, pero en una clase de chavales, siempre habrá alguien que quiera mejorar y evolucionar, con ellos, se ganará la guerra. La educación siempre gana frente a la mediocridad.

Suerte a todos los educadores y todo mi apoyo

un saludo a los lectores,

Sarah

Ladrones de guante blanco... dijo...

Alfonso,usted utiliza sus medios para hacer política y es su derecho.Más creo que debería aceptar que disentamos de sus apreciaciones llenas de subjetividads permitiendo los comentarios y lo que es más democrático:publicándolos.No me vale conque el blog es suyo de usted por la razón que le esgrimo.

Ya el poder dispone de amplios medios y posibilidades de vendernos milongas para que usted,picha,nos venga con censuritas de niño caprichoso.. u hombre presuntamente malicioso....
Cordialmente mío....

Quien mira a los ojos y ofrece el apretón de mano completa...que puestos a desconfiar,¿quién me dice a mí lo que se hace con ella?

MAMÉ VALDÉS dijo...

La falta de educación en la sociedad actual es el castigo que tenemos que padecer, un saludo Pisha je je je.

Satie dijo...

Con el ejemplo, probablemente en su casa ese sea el lenguaje habitual así que estamos luchando contra molinos de viento, sin embargo si la tratamos con respeto y siempre así, al final la chica sabrá que hay otras formas de tratar a las personas.