09 octubre, 2010

Convivencia


Pero qué gracia que me haces. Quieres que te hable de convivencia. Y encima quieres que lo haga el ocho de octubre. Pues no. No lo voy a hacer. Entre otras cosas porque el ocho de octubre murió mi madre y como que no es un buen día para decir grandes cosas.
Y quieres que hable de convivencia. Cuando tú lo digas. Y hasta el año que viene.
Que te hable de convivencia.
Tú, que me llamas maricón por mi conducta sexual, quieres que te hable de convivencia.
Tú, que me llamas puta porque tengo relaciones con mi novio antes de casarme, quieres que te hable de convivencia.
Tú, que me llamas adúltera porque estoy enamorada de un hombre casado, quieres que te hable de convivencia.
Tú, que me llamas rojo de mierda porque soy socialista.
Tú, que me llamas gilipollas porque soy cristiano.
Tú, que me llamas sudaca porque soy de América y no soy de tu raza suprema española.
Tú, que me mandas correítos contra Catalunya porque eres tan español/a como un huevo frito con tomates.
Tú, que me llamas negro de mierda, porque no soy tan blanco como tú.
Tú, que me llamas chino asqueroso, porque vivo de mi trabajo y de lo que puedo.
Tú, que eres inmaculada y blanca, sin pecado ni original ni adquirido, y que te permites el lujo de juzgarme.
¿Convivencia? ¿quieres que te hable de ella si tú no la conoces? ¿Tú, que trabajas día a día en discriminar, en criticar a un ministerio de igualdad, en separar, en disgregar?
¿Tú, que con cuatro versos que no riman ni con cola... quieres que yo te hable de convivencia?
No, yo no te voy a hablar de convivencia. Yo te voy a hablar de lo que te falta, la tolerancia, y de lo que te sobra, la hipocresía.
Te podría hablar de lo que sufro por las cosas que haces y dices. Por el daño en que te empeñas hacer cada día a tus semejantes, a los que no piensan como tú.
Te podría hablar de lo que sufre ese visitante americano tuyo que mientras en tu blog le das las gracias sin haber leído su comentario, en la calle le escupes llamándole emigrante de mierda y que a ver cuando este puto gobierno los manda a su país, porque nos quitan el trabajo y son todos unos delincuentes.
¿Soy duro? Yo no espero tu comentario: Tienes toda la razón, tienes un blog maravilloso, muchos besos.
No, los besos te los guardas. Y el comentario, también. ¿Te crees que somos tontas y tontas para saber que no nos lees? Pero a qué juegas ¿a convivir? Eso se lo dejas a la señorita Pepis.
Convivir en un blog. Yo lo que quiero no es convivir, y menos contigo. Yo quiero vivir. Vivir en paz.
Si será imposible la convivencia entre blogs, que cuando hablo de política lo hago aparte. Para no herir a nadie y que me lea quién quiera. Porque si hablas de política o religión, salen del corazón de las personas las fieras más terribles.
Tú sigue por tu camino, que ojalá te lleve al sitio donde te haga comprender que la soledad es tu premio, y que para convivir, antes debes amar al prójimo, como te dicen en esa misa dominical que nunca escuchas.
Convivir..., a mí me vas a venir a estas alturas a darme lecciones de moral y a aconsejarme sobre lo que he de escribir.
Pues ahí te dejó un vídeo de convivencia. Para que aprendas a amar que falta te hace. Porque si amas, te amarán. Ese será tu regalo y lo que te deseo, fíjate.

4 comentarios:

Thiago dijo...

joder, cari, ¡Vaya desahogo, no? Se te ve bien cabreado... No sé si es contra alguien en concreto, aunque me parece entender algunas claves.

bueno, te he dejado un comentario en tu otro blog, el político, pues ahí hay alguna pisa tb. de tu enfado. creo que lo que te digo allí sigue siendo válido para este post.


Los blogs mimetizan la sociedad. Así que hay blogs basura como hay periodicos, radios, televisiones y predicadores basura...No hay que darle más importancia que la que tienen, aunque claro, siempre jode que hablen de uno, sobre todo mal, aunque a veces tb. cuandolo hacen bien.

Bezos.

Agata dijo...

Quien no quiera convivir conmigo por mi manera de ser: eso que se pierde.
Yo te quiero,precisamente por eso:porque eres tal y como eres.Me gustan las personas como tú.Además,este tipo de gente como tú genera aún más buena gente a su lado.Quien te critique:eso que se pierden.

.teri dijo...

Alfonso, ¿te llevaste un disgusto con un blogger o con otra persona para escribir esto? Pues tienes razón. Lo que me repatalea es que digan que somos "intolerantes" porque no toleramos su intolerania y se refugien en que "menos mal que esto es un país democrático". Ains... -_-, qué cara.

Satie dijo...

¿Y quién es la persona que actua de esa forma? lo digo por no cruzarme con ella.