10 septiembre, 2010

Vida extraterrestre


¿Existirá la vida extraterrestre? Si entendemos como vida algo similar a lo nuestro: nacer, vivir, reproducirnos, morir... estoy seguro de que sí.
Pero el universo es tan inmenso que es casi imposible coincidir tanto en el tiempo (que vivamos a la vez) como en la distancia (que estemos relativamente cerca).
En cuanto a la distancia, lo tenemos muy claro. Con la tecnología de la que disponemos no podemos llegar ni a un planeta de nuestro sistema solar todavía, sin problemas. A Marte, se podría, hay tecnología, pero no hay dinero.
La estrella más cercana está a 4.5 años luz, y la velocidad de la luz, según Einstein y la física que hoy manejamos es imposible de superar por la célebre fórmula Energía : masa por velocidad de la luz al cuadrado, E=mc2
Así, que viajar, hoy por hoy no podemos.
Y si no podemos salir de donde vivimos y estamos rodeados del vacío del espacio, bien podemos pensar que nuestra Tierra es una isla.
Como tal, y como naúfragos apenados por la soledad, hemos lanzado botellas al espacio ( a través de las naves espaciales contando quiénes somos o con el famoso mensaje) o hemos gritado a los cuatro vientos por si alguien nos escucha (todas las ondas que emitimos desde nuestro planeta: radio, tv, telefonía, explosiones nucleares, etc...)
Hasta hoy no sabemos nada. Hay gente que dice estar en contacto con extraterrestres. Que ven ovnis. Que viajan a otros planetas. ¿Tú les crees? Yo no.
Yo miro mucho al cielo y nunca he visto nada. El por qué de esta ficción, no la sé. Psicólogos y sociólogos, e incluso antropólogos, pudieran darnos una explicación del asunto.
Lo único que podemos hacer es mirar al cielo y buscar. Y escuchar. Escuchar si alguien nos oye. Porque si alguien nos oye, a lo mejor nos puede responder.
Eso hago yo en casa. Y tú también puedes. Pero vamos a hacerlo de una manera fácil y científica.
Seguro que te suena la fotografía que ilustra este post: el radiotelescopio de Arecibo, en la isla de Puerto Rico. Desde allí escuchamos todos los sonidos que nos llegan del espacio. Pero claro son muchos sonidos. ¿Para qué escuchamos? Para saber si nos llega una señal inteligente. Carl Sagan en su novela Contact nos pone un buen ejemplo. El espacio está lleno de ruidos, algunos sospechosos, como pulsantes: son los que provocan los púlsares, objetos estelares lejanos que emiten radiación de forma parecida a nuestros faros en el mar. El ejemplo de Sagan eran los números primos: esos que son sólo divisibles por la unidad y por sí mismos. Eso sí que no sería casualidad.
Como decía son tantos las señales que llegan, el universo es tan grande, que no había tiempo ni capacidad material para los investigadores del proyecto SETI, que así se llama esto que os cuento de búsqueda de vida inteligente, pudieran revisarlo todo.
Alguien tuvo una buena idea: ¿Y si unimos todos los ordenadores o computadoras del mundo y hacemos un superordenador? Dicho y hecho.
Es fácil. Te bajas un programita desde aquí, un sitio de la Universidad de Berkeley; actúa como si fuera un salvapantallas. Es decir, cuando tu ordenador o computadora se para cuando no la utilizas, él salta, descarga un paquetito de datos desde el telescopio de Arecibo a tu casa, y empieza a analizarlo. Cuando termina la faena, y siempre cuando tienes tu ordenador encendido sin actividad, él lo envía a la Universidad y se baja otro. Y así. Tú y millones de personas en el mundo. Tú ni te enteras de que trabaja porque sólo se mueve cuando tú no estás.
Posiblemente, algún día se descubra una señal inteligente. ¿Y qué pasa si es la tuya? Serás el codescubridor o codescubridora. Y eso sería un gran honor ¿no?
Ya luego, pensando en que este hecho llegara a darse, me preocupa el hecho de cómo reaccionaría la Humanidad. Las distintas religiones seguro que se encontrarán con un problema. Sobre todo porque puede que los seres extraterrestres necesiten ser evangelizados para dejar de ser salvajes.
Si ha sido en la Tierra y recordad todo lo que hicimos cuando la cultura europea se encontró con la americana, ambas en distintos estadios de civilización. Como siempre ocurrió en la Historia, los grandes se comieron (nos comimos) a los chicos.
Eso pasará seguro si algún día nos encuentran los extraterrestres, pienso. Ellos, si tienen la capacidad para comunicarse y sobre todo de venir, son los grandes. Y nosotros, los y las terrícolas, irremediablemente somos, los pequeños.

6 comentarios:

Pepe Bouza dijo...

Estimado Alfonso, no hay que buscar más: los extraterrestres los tenemos alrededor.

AROBOS dijo...

Seguro que hay otras vidas en otros mundos. Otra cosa es que podamos contactar con esos otros mundos o viceversa.

.teri dijo...

Si encontramos vida inteligente es bastante probable que no se humana ni humanoide como en las películas de ciencia ficción y series. Simplemente tendrá un comportamiento distinto al nuestro y si su características lo permite quizá se comporte de forma humana si ser humano, no sé si me explico,
A mí también como reaccionará la Humanidad (?) si se encuentran con seres extraterrestres.

Maripaz Brugos dijo...

Alfonso hijo, que estoy a punto de irme a la cama y seguro que sueño con ellos(los extraterrestes)despues de haber leido tu exposición tan brillante.

No se que pensar sobre el tema...soy muy incrédula al respecto,con lo cual como me encuentre con alguno,ya te contaré.
Hay tantos misterios por descubrir!!

Arantza G. dijo...

No estamos solos. Alguien más tiene que haber.
Un abrazo

Princesa115 dijo...

Yo Alfonso pienso que algo o alguien más debe haber, pero cómo no tengo ni idea.
De todas maneras y como dice Pepe...no hay que buscar más, lo tenemos a nuestro alrededor, jajaja.
Y claro que me preocupa la reacción humana cuando se descubra que hay extraterrestres.

Ehhh hay alguien!!!

Saluditos