10 septiembre, 2010

Sindicatos y la huelga general

No me ha gustado nada, nada, ver a los delegados sindicales ayer gritando a coro: ‘Zapatero dimisión’ o ‘Zapatero embustero’. Y no me ha gustado entre otras cosas, porque a partir de ahora, cuando escuche estas manifestaciones en la radio, no voy a saber distinguir las manifestaciones de los sindicatos de las manifestaciones de la derecha y el catolicismo radical contra el matrimonio homosexual o a favor de las familias nucleares.
No, no es así. Ese no es el camino. Entiendo que no les guste la reforma laboral. Pero podían pararse un poquito a pensar en el por qué. El por qué de esta reforma. Podían explicarle a los trabajadores y trabajadoras la causa de esta crisis financiera internacional, podían explicar quien gobierna Europa y que partidos nos marcan la ruta económica. Podían, y sería la justo, ponerse en huelga contra los mercados o contra la banca que no da créditos.
Pero ¿’Zapatero dimisión’? ¿el mismo grito unísono que la derecha?
¿Pretenden acaso los sindicatos alisarle el camino a la derecha, para que el gobierno socialista pierda las elecciones y lo que venga sea mucho peor para los trabajadores y trabajadoras?
¿Nos van a poner en riesgo los sindicatos todo lo que se ha conseguido en estos años, como son las políticas de igualdad, de educación, de sanidad, de ayuda a los desempleados, o algo tan importante como la ley de ayuda a la dependencia? ¿nos van a hacer perder todo esto que desaparecerá de un plumazo cuando la derecha junto al catolicismo radical gobiernen?
Si ese es el camino, conmigo desde luego, que no cuenten. El gobierno ha manifestado su disposición a hablar. Pero gritar los esloganes de la derecha, no favorece a la clase trabajadora.
Señores y señoras delegados y delegadas sindicalistas, si sois de izquierdas y tenéis una visión holística de la sociedad más allá de vuestras propias narices, y gritáis a coro estos esloganes, háganselo mirar.

No hay comentarios: