12 septiembre, 2010

Morir de miedo


A Antonio le mataron en el justo momento que unos frailes morían fusilados por los rojos en Cataluña. A él, le delató el cura de su pueblo. Su pecado: no creía en Dios y no daba limosna a la Iglesia. Ayudaba a los pobres, sí. Pero no le daba un duro al templo. El cura se lo insinuó al falangista de turno. Antonio fue eliminado. Sin confesión. Al puto infierno. Eternamente.
Su mujer lo tuvo que enterrar ella sola en una caja de madera con la ayuda de sus hijos, en un campo cercano. El cura no permitió enterrarlo en el cementerio.
En la última paletada de arena, la que le cubrió la cara, su mujer no se dio cuenta que Antonio movió los ojos.
No estaba muerto. Estaba mal herido. Pero vivo. Como muchos, al oir los disparos, creyó morir y se desvaneció del susto. Pero no murió, sólo lo hirieron, y le dieron por muerto.
Al alba, Antonio salio de la tumba y se dirigió al pueblo. Lleno de tierra, se encontró al cura que venía de pasar la noche con su amante. Con su hombre amante bandido. Éste, aterrado, murió de un infarto de su miocardio. Y él sí que fue al puto infierno.
Llegó a su casa, abrió la puerta, su mujer y sus hijos recién levantados, se quedaron impresionados. Ella se desvaneció clavándose el pico de la cómoda en la sien. Murió en el acto.
El hijo mayor, asmático, murió de una crisis de axfisia. El mediano, sufrió un colapso y cayó de frente sobre la chimena, muriendo axfisiado y quemado contra las brasas. La más pequeña salió huyendo a la calle, donde pasaba a toda prisa el carrichoche del médico que iba a atender al cura, atropellándola, y matándola también.
El médico, se bajó, espantado al ver el cuerpo de la niña. Escuchó el alarido de su padre, muerto, lleno de tierra, el fusilado, perdiendo la visión, muriendo el médico de un ictus cerebral.
Y todo fue como la caída de una baraja de cartas. Desde la vecina al farmaceútico. Desde el alcalde al guardia civil pasando por el maestro. Todos y todas en el pueblo murieron del susto, menos el muerto.
Hoy sólo está el allí. No habita el pueblo nadie, sólo él. Me ha dicho que os lo cuente. Que está solo. Y que quiere compañía. Ponerle un comentario, que me ha prometido leerlo y ponerse en contacto con vosotros o vosotras.
Eso sí, no preguntádle una cosa porque se pone un poco nervioso. No le preguntéis su edad.
En 1936, cuando el cura que venía de la casa de su hombre amante lo mandó a matar, tenía 52 años.



Pregunto: ¿Qué padre puede ser tan malvado, por no decir otra cosa, de darle este susto a su hijo pequeño y colgarlo en internet?

11 comentarios:

Eastriver dijo...

Alfonso, que duda me asalta. Por un lado te aplaudo a rabiar por el cuento, muy gracioso y digno de ser filmado. Eres tan ácido que me río muchísimo contigo. Y la historia del muerto que resulta que es el único vivo me recuerda a Larra, que el cementerio estaba en Madrid y no entre las tumbas. Hay vivos que están muy muertos, y muertos que afortunadamente siguen vivos para nosotros. Tu cuento genera todo eso. Por el otro, por dios, quita ese vídeo horrible que no he podido acabar de ver. No voy a decir nada más. Las risitas del padre me han hecho cortar en seco la reproducción. Es asqueroso. Para ti un abrazo...

Alfonso dijo...

Precisamente, a mí el cuento me da risa. Pero el vídeo me aterra, y me da otra vez la razón de que hay temer más a los vivos que a los muertos.
¿Alguien encuentra la explicación de que este vídeo siga en youtube desde 2007 con cerca de tres millones de visitas? ¿qué pesadillas habrá tenido este crío? ¿y su padre, cómo es?
Eso sí que me da miedo.
Morir de miedo es por el niño, no por el cuento. Porque a ese niño, con ese susto, seguro que se le murió algo dentro.

Agata dijo...

Yo me hago mayor y le doy un susto a mi padre que se le vuelve el alma del revés...Imbécil el tío.Gente por menos se han quedado afectadas de por vida.No sólo biológicamente.Yo ya no confiaría en mi padre para nada.Imbécil el tío.
Y el cuento...uy...Yo también he muerto del susto...

Amig@mi@ dijo...

Es tuyo el relato??
Está genial. Pero de principio a fin.
Me encantó.
Mi enhorabuena
MIra esto. Seguro que te gustará.

http://petermogonblog.blogspot.com/

Alfonso dijo...

El relato es mío, sí :) visitaré ese sitio :)

elisa...lichazul dijo...

felicitaciones Alfono , le has dado al clavo con el relato es Genial!!!

y con esos toques ácidos que de algún modo encontramos en la vida misma

abrazooooo grande
buen inicio de semana

capitanlio dijo...

jajajajaja, muy bueno el relato y muy bueno el vídeo, aunque para miedo el pasado este fin de semana en Alcala de los gazules, juré volver y volví para celebrar el termino de mis vacaciones.............juro no volver massssssssss.......

Rukaegos dijo...

Y luego la familia se sorprenderá cuando el niño llegue a adolescente y le saque las tripas a su padre con un tenedor mientras se parte de risa con la broma ...

Princesa115 dijo...

Hola Alfonso
Vaya tela!!! ha muerto hasta el apuntaor...pero me ha gustado y aún estoy a carcajadas.
Por otra parte el vídeo es de lo peor, vaya cabr...de padre!!!.
A mi me hacen eso y te juro que ya no lo miro más a la cara y ea!! encima las risitas, muy graciosillo él. Pa matarlo.

Saluditos

Satie dijo...

A mí me ha gustado mucho tu relato, es original y con cierto humor negro.

Satie dijo...

A mí me ha gustado mucho tu relato, es original y con cierto humor negro.