16 septiembre, 2010

Manos Unidas y su concordia

No puedo estar de acuerdo con el premio Príncipe de Asturias que se le ha dado a esta organización católica. No niego que le den de comer al hambrieto. Eso es bueno. Muy bueno. Lo hace esta organización y muchas otras.
Pero hace mucho tiempo ya, coincidí en una exposición de asociaciones con dos personas que decían pertenecer a esta organización. Se sintieron muy molestas con la asociación en la que yo estaba, porque teníamos un póster de dos mujeres besándose, denunciando obviamente la homofobia.
Una organización católica jamás puede recibir un premio 'a la concordia' mientras desde sus más altas esferas (Papa y conferencias episcopales) hasta las más bajas (el cura o el laico de turno) rechacen a las personas por ser homosexuales, bisexuales o transexuales. Eso desde luego, no es concordia. Así, que a mí entender, el premio no se lo merecen. Lo siento.

1 comentario:

.teri dijo...

Esa es la gran excusa de la Iglesia Católica: Que tienen organizaciones que ayudan. Pienso que lo hacen por otros intereses. Bueno, cada uno piensa los motivos de Manos Unidas.