14 septiembre, 2010

La Cruz de la Iglesia Católica o ¡La Iglesia Católica, qué cruz!

Hoy, la Iglesia Católica en su misa diaria, celebra el día de la Exaltación de la Cruz, y muchos curas se ven obligados a leer lecturas que no les gustan. Como por ejemplo, ésta, que como digo, leerán hoy en todo los templos católicos del mundo:

Segunda Lectura
Filipenses 2,6-11

Se rebajó, por eso Dios lo levantó sobre todo

Cristo, a pesar de su condición divina, no hizo alarde de su categoría de Dios; al contrario, se despojó de su rango y tomó la condición de esclavo, pasando por uno de tantos. Y así, actuando como un hombre cualquiera, se rebajó hasta someterse incluso a la muerte, y una muerte de cruz. Por eso Dios lo levantó sobre todo y le concedió el "Nombre-sobre-todo-nombre"; de modo que al nombre de Jesús toda rodilla se doble en el cielo, en la tierra, en el abismo, y toda lengua proclame: Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre.

Obviamente, ni el Papa Benito, ni los obispos, ni muchos curas, hoy son capaces de despojarse de su rango y tomar la condición por pasar por uno de tantos. No. Siguen vistiéndose distinto, para no ser iguales que los demás. Se siguen montando en púlpitos, para estar por encima del pueblo. Y los más descarados, viven sin vergüenza en grandes palacios.
Jesús murió en una cruz y la venció. Hoy, los que se llaman sus representantes se han convertido ellos mismos en la Cruz que sufren mucha gente por su culpa: los pobres, los homosexuales, las mujeres, los trabajadores, los niños y niñas, y tanta y tanta gente despreciada y dañada por la Iglesia Católica a través de la historia, y especialmente, hoy.
Mientras desde los altares, con la mayor hipocresía que se creen muchos con el poder de transformar el pan y el vino en Cuerpo y Sangre de Cristo, leerán esta segunda lectura, sin removérseles la conciencia.
Como no se le remueve a la sucursal de la Iglesia en Bélgica por no pedir perdón a las víctimas de la pederastia sacerdotal, justificándola porque ocurre en todos los niveles de la sociedad. Cosa que creo, desde mi humilde entender que es mentira. La pederastia entre las empleadas de hogar, bomberos, o mecánicos de coches, no creo que esté muy de moda.
Pero cuando uno lee después a historiadores tan aplaudidos por la derecha, como Ricardo de la Cierva, diciendo que en el Vaticano se celebran misas negras... ya uno no se sorprende de nada, empezando a entender muchas cosas.

1 comentario:

.teri dijo...

Lo peor de todo es que muchos siguen defendiéndola con argumentos pobres aunque lo que defienden les haga daño. Anda, qué masoquistas son -_-