26 agosto, 2010

Cosas que me apartan de la Iglesia Católica

Estoy en un periodo de reflexión. Mi vida ha cruzado un ecuador marcado por la prematura muerte de mi única hermana. La Iglesia se portó mal con ella. Algunos curas bien. Pero la Iglesia en general, muy mal. En la educación en la fe que le dio. Creyó que murió sola, sin que nadie la escuchara, porque esta Iglesia le metió en la cabeza que Dios te curaba si rezabas. Y no se curó, y ella entendió, con toda la lógica del mundo, que Dios no la escuchó. Y sufrió mucho al morir, sobre todo, ya no por el sufrimiento propio del cáncer, si no, por sentirse abandonada por Dios. Eso, me cuesta mucho perdonárselo a la Iglesia Católica y me aparta de ella, como otras muchas cosas que a partir de hoy iré desgranando y que será mi Credo particular, hecho a partir de mi reflexión en la fe, a la luz del Evangelio y lejos de la imposición de la jerarquía Católica.
Punto primero.
- No creo en la infalibilidad del Papa.

2 comentarios:

María Jesús Costa dijo...

Siento mucho la muerte de tu hermana. El cáncer es una enfermedad devastadora para los que lo sufren y los que le rodean. Es normal que sientas rabia porque es difícil aceptar algo tan doloroso. Pero a lo mejor no deberías dirigir esa rabia hacia la Iglesia porque ellos le dieron algo muy valioso en esta prueba tan difícil: la esperanza, aunque el mensaje de si rezas te curas no es acertado. Dios tiene unos planes para nosotros que no siempre comprendemos, pero que debemos aceptar porque siempre tiene un propósito bueno para nosotros o quienes nos rodean.Yo también tuve una experiencia que me costó aceptar. Me quedé embarazada y deseaba ser madre con mucha ilusión. Tuve una amenaza de aborto y rezaba para que el embarazo siguiera adelante. Tuve otra y esta vez la cosa no fue bien. Mi marido me decía que tenía que tener fe pero yo presentía que ya estaba todo perdido. Le dije que qué hacía si salía mal y me respondió que no pasaba nada, que Dios lo habría querido así y se marchó. Minutos después aborté y estaba sola,y aunque lo pasé mal, estaba tranquila no sé por qué.Tu caso es mucho peor, pero quédate con lo positivo: los curas que ayudaron a tu hermana y la esperanza que tuvo el tiempo que estuvo viva. Si Dios quiso que ocurriera a lo mejor era para poneros a prueba a su familia. No lo sé. Te llevará un tiempo superar y aceptar su muerte y cuando lo consigas serás más fuerte y desaparecerá la rabia que sientes. Pero sí que te puede ayudar que hables con Dios y le pidas que te dé fuerzas, si es que realmente quieres superarlo. Ánimo.

Alfonso dijo...

Gracias Pragonza por lo que me cuentas, me puedo hacer una idea de tu dolor, y sé que eso no se olvida nunca.Pero yo la fe la tengo intacta. Yo creo en Dios, creo en Jesús. Nunca creí en un dios banquero, al que le pides y él te da. O peor aún, en el santerío, que es lo mismo, voy a Santa Rita, voy a San Judas... ¡por Dios, eso es idolatría!Lo que no tengo confianza es en la jerarquía católica, que cada vez pienso más que es un montaje muy lejos de lo que Jesús quiso que fuera.Y no me apetece irme a ninguna otra iglesia. Creeré en Dios, en Jesús, en María, en los Evangelios. Y con ello me basta. Pero no soporto el mundo de mentiras que le montaron a mi hermana, y la pobre murió creyéndola que Dios no la escuchaba. Eso no es justo.Gracias otra vez :)