24 agosto, 2010

Contrapuntos al Opus Dei

Punto 3. Gravedad. -Deja esos meneos y carantoñas de mujerzuela o de chiquillo. -Que tu porte exterior sea reflejo de la paz y el orden de tu espíritu.

Contrapunto. Gravedad. Deja esos meneas y carantoñas de gravedad estirada, de hombre reflexivo y de orden cuadriculado. La vida está hecha de muchas cosas sin importancia. El chiquillo travieso y la moza bailarina lo demuestran sobradamente.


Si te han atrapado, puedes quedar libre. Recuerda. La verdad nos hará libres. De la mano de Jesús de Nazaret. Y de nada más. Desconfía de quien hable en nombre de Dios. De quien interprete a la Biblia como un código civil. Fíate de quien no hablando de Dios, si es imagen de él. El prójimo. No es tan difícil. No los busques en los altares ni en los púlpitos. Están a tu lado. En el pueblo. En forma de todo lo que sufre. En forma de silencio.

1 comentario:

María Jesús Costa dijo...

Estoy de acuerdo en que no se puede interpretar la Biblia como un código civil. Yo he conocido a curas así y muestran gravedad y lejanía de la gente de la calle. Pero a pesar de eso pueden transmitir el mensaje de Jesús. De todas formas no hay que tenerle tanto miedo a los que "hablan en nombre de Dios". Creo que generalizar no es bueno. Hay gente normal que no es imagen de Jesucristo, igual que hay muchos que sí lo son. Así también hay quien habla en nombre de Dios y utiliza la Biblia para conseguir sus fines particulares para manipular a la gente, no sólo curas, sino seglares. Y también hay curas que son imagen de Cristo y transmiten su mensaje.