12 julio, 2010

La religión como superchería en el Mundial

Después de lo que uno sabe (me preparé para catequista y tengo esa formación), ya no deja de sorprenderme algunos elementos de la Iglesia Católica.

Al amparo de no sé qué o no sé quién (de Cristo, desde luego que no) escucha uno una sarta de tonterías, que te explican claramente la crisis católica mundial iniciada con el papado de Juan Pablo II.

Dicen: ¡¡Ganamos gracias a Dios!!

¿Gracias a Dios? ¿Qué Dios? ¿Dios es de algún equipo? ¿tan pobre está de argumentos la jerarquía católica que tiene que recurrir a los gestos de hacerse la cruz, llevar la biblia como quien lleva un amuleto o cosas parecidas, para justificar una malentedida fe?

¿Qué nos pretenden enseñar? ¿Qué existe un Dios al que si se le reza hace que gane tu equipo favorito?

Si eso es así, sencillamente la jerarquía de la Iglesia Católica nos está mintiendo.

Yo no creo en ese Dios, desde luego. Ni me lo enseñaron así.

Pero si la jerarquía dice que esto es de esta manera, que me expliquen por qué entre Johanesburgo y Madrid, ese Dios ha olvidado a Africa.

O más fácil aún, que me expliquen por qué ese Dios al que tanto rezó mi hermana, la dejó morir.

No hay comentarios: