01 julio, 2010

El futuro de los medios de comunicación

Escuchaba anoche en una tertulia radiofónica sobre el futuro de los medios de comunicación. La verdad es que todo esto ha cambiando, y de veinte años hasta ahora, los cambios han sido vertiginosos.
El periodismo es una profesión peculiar. Hay mucha gente que se llama a sí misma ‘periodista’, cuando en realidad no lo es. Sólo es, entiendo, periodista aquella persona que ha hecho la licenciatura en Periodismo o Ciencias de la Información. Eso es así de claro; si no tienes la titulación, no lo eres. Por mucho que hayas trabajado de periodismo, pero la formación universitaria, la careces, y por lo tanto, no eres periodista. Lo que eres es comunicador o comunicadora.
Pero se da la paradoja que los comunicadores, en muchas ocasiones, son mucho mejores que los periodistas titulados. Todos y todas sabemos como sales de la facultad: Pez. Y en la profesión, se aprende ejerciendo. En las aulas solo queda la teoría.
No es extraño en verano, escuchar en emisoras de radio a estudiantes en prácticas, que apenas saben ni leer.
También ocurre una cosa. Por ejemplo, en radio o televisión. ¿Quién hará mejor un programa de medicina? ¿un periodista o un médico que tenga dotes de comunicador? Obviamente, el segundo.
Con la aparición de la web 2.0, la comunicación ha dejado de ser patrimonio del Estado con sus emisoras públicas y de las grandes empresas, a fin de cuentas, el capital, para extenderse a toda la ciudadanía con acceso a internet.
Los medios parecen haberse dado cuenta, pero sólo a medias. Van muy lentos. Las ediciones en papel tienen los días contados. ¿Para qué comprar y gastar papel en algo que podemos leer, y actualizado,  en nuestro PC o en el teléfono móvil? Ya algunos medios han hecho intentonas de tener servicios digitales de pago, y han sido un completo fracaso, volviendo a la gratuidad. Preveo que las ediciones en papel desaparecerán junto a la desaparición de la generación de personas que siguen leyendo. Y en las ediciones locales, hasta que termine el interés en leer las esquelas de los muertos.
Todos nos iremos a la red, y el papel, desaparecerá, cuanto más se irán imponiendo recursos tecnológicos como los ipad.
Pero las ediciones digitales de los periódicos tampoco se están poniendo al día. Los periódicos serios ya van registrando a sus lectores para entre otras cosas, eliminar lo que es un verdadero escándalo, los comentarios anónimos de los artículos en la prensa digital, que está dejando la credibilidad de cierta prensa y directores/as de ellas, por los suelos.
El registro de usuarios lectores de prensa digital, impide la mentira fácil y consigue una participación justa y honrada, que da veracidad a lo que se lee y opina la audiencia de un periódico.
Otra cosa en la que van atrás los medios, son en su claridad empresarial frente a quien les lee. Se hablan de estudios de mercado que nos especifican las audiencias, pero siempre nos quedará la duda al lector, de cuál es realmente la audiencia del medio.
En los blogs, verdaderos competidores de la prensa digital, no hay blogger que no ponga su widget con su número de visitas. Eso mismo debería hacer la prensa digital, exponer el número de vistas de cada artículo. Ya algunos periódicos digitales están avanzando en esto, poniendo una sección de ‘Lo más visto’.
De todas formas, preveo un duro futuro para la prensa digital. La ciudadanía tiene hoy, otros medios para informarse, como los blogs, herramientas como Twitter o las redes sociales. Personas independientes, con una ideología clara, que escriben lo que pasa y lo que piensan.
La prensa digital escribe, informa y opina, ya no sólo dependiendo de la veracidad de la realidad cotidiana, sino también desde objetivos netamente empresariales, como la conveniencia para la empresa editora de un determinado gobierno, o golpear con opiniones negativas a partidos políticos, para hacerlos ceder en que inviertan en publicidad en sus respectivos medios, y hacerlos más suaves.
La crisis financiera internacional, no ha hecho sino acrecentar los problemas empresariales en los medios de comunicación tradicionales, tanto que no a los bloggers que sólo han visto repercutido la crisis en su tarifa de conexión a internet, en muchos casos gratuitas suministrada por las administraciones (wifis de ayuntamientos), bibliotecas, universidades, etc.
Se ha dado el caso paradójico de que precisamente quien hace la noticia, el redactor, ya sea periodista o comunicador/a sea despedido/a de su trabajo sin que nadie se entere, nunca es noticia, para ser sustituido por un becario/a que apenas sabe si leer, perdiendo calidad el servicio, y sobre todo uno de los pilares que creo que se ha perdido en los medios: el educar. El enseñar al público a escribir y hablar.
El futuro pasa por la web 2.0. O por la 3.0 ó la 4.0, que a saber qué sorpresas nos deparará el futuro de aquí a veinte años. El futuro pasa por la ciudadanía. El futuro pasa por nosotros. Por ti que me lees y por los que escribimos. Sin grandes cantidades de dinero, pero con un gran patrimonio: la verdad y nuestra opinión. Eso es democracia y es un gran valor por el que tenemos que luchar todos los y las participantes de la red de redes.
Se fue el pasado. El futuro de la comunicación, hoy, que toda la ciudadanía puede ser comunicadora, es nuestro.

No hay comentarios: