15 julio, 2010

Carmen


No hace muchos años, cinco o seis, te mandé un 16 de julio, tú día, el día del Carmen, un ramo de flores a casa. Ni te lo esperabas. Andabas un poco mosqueada porque no te había preguntado como en otras ocasiones si necesitaba algo para regalártelo; no me gusta gastar el dinero en cosas inútiles. 
Tampoco te había felicitado a primera hora, cuando me levantaba a las seis y media de la mañana. Tampoco te llamé luego. 
A las doce del mediodía te llevaron el ramo de flores más grande que nunca te habían regalado nunca. Y la tarjetita, con 'tu hermano que te quiere'.
Me llamaste, me dijiste que por qué había hecho eso, y ya saliste llorando y no pudiste hablar más.
Sé que te hizo muy feliz el ramo, porque pensaste que se habían equivocado. Pero no, era para ti, para Carmen Saborido.
Hoy, después de un año y medio que te fuiste, me niego a llevarte flores al cementerio. Las flores que tuviste fueron esas. Ya no, ya no quiero más flores. Las flores eran para que las sintieras, olieras su perfume.
Hoy, me niego a ir al sitio donde están tus huesos.
Prefiero escribirte y buscarte donde siempre te encuentro: en mi corazón.
Te dejo la canción que siempre te ponía en la radio por tu día.



11 comentarios:

capitanlio dijo...

sencillamente genial, has conseguido emocionarme enormemente amigo, seguro que ella estara obsevandote desde ese sitio donde se encuentran las personas a las que nunca olvidamos

Hada Isol ♥ dijo...

Tienes razón,las flores son para apreciar su belleza,y su aroma,de que sirven cuando ni las podemos tocar,esas flores que regalaste a tu hermana seguro la hicieron muy feliz!
Sabes,siempre olvido mi Santo,gracias a ti lo recuerdo ahora,muchas gracias!
Que dificil es perder a los seres que amamos,pero nos dejan una huella tan grande de cosas buenas que eso es lo unico que reconforta de saber que existió alguien así y que tuvimos la fortuna de que nos toque conocerlo,te mando un abrazo gigante con inmenso cariño!
Has visto como se aprobó la ley,nuestra sociedad está pasmada,pero era un cambio necesario.
Un abrazo!

Anónimo dijo...

Se emocionara todo el que lo lea, no es para meno.

Eastriver dijo...

Alfonso, creo que debería callarme y punto. Así que me callo y punto. (Porque hay veces en que hablar es hacer retórica y no estoy por la labor) Pero te mando un enorme abrazo, porque te lo mereces, amic.

RECOMENZAR dijo...

great writing me ha gustado mucho

belijerez dijo...

Saludos.

Bely.

Alicia dijo...

Precioso, se me ha puesto el alma en pie,muy bonito.

Amig@mi@ dijo...

Precioso, Alfonso. Yo acabo de felicitar a mi madre. También es Carmen.
Un abrazo

Agata dijo...

A la Carmen más bonita...

__MARÍA__ dijo...

¡Qué duro es el día en que se recuerda un poco más a esa persona que se fue! Aunque todos los días lo sean.
El cariño que anida en tu corazón vale más que cualquier ramo de flores, y ese, lo tendras para ella siempre.

Un abrazo Alfonso.

Thiago dijo...

Cari, muy cariñoso... aún duele mucho, eh!. Ya me di cuenta que era a tu querida hermana, poco hay que añadir. Realmente lo que hay en una tumba no consuela, llevar flores allí es inútil. Lo importante es que tú la llevas todavía en el corazón.


Bezos