28 junio, 2010

Tratamientos contra el cáncer: ¿En Jerez o en Navarra?

Cuando me enteré con los recortes que va a hacer el Ayuntamiento de Jerez para reducir gastos, que iba un tipo de seguro para tratamientos oncológicos en una clínica de Navarra, me quedé de piedra. No entendía como una administración pública podía tener eso para sus empleados, mientras el resto de la ciudadanía nos teníamos que conformar con la Seguridad Social.
Pero es que hay un grave error. Porque conformarse con la Seguridad Social, en concreto, con el SAS en Andalucía, no es cualquier cosa.
Por desgracia, conozco muy bien el tema oncológico. Mi hermana, tras tres años padeciendo un cáncer de mama, murió a los 50 años de edad de un múltiple tumor cerebral. Es indescreptíble el dolor que siento, y eso lo voy a llevar de por vida dentro. Me han arracando una parte de mí, mi uníca hermana, ya que sólo eramos ella y yo.
Sé de cada paso a través del SAS. Conozco cada minuto de lo que es el quirófano, y los posteriores tratamientos de quimioterapia y radioterapia. Sé del miedo que vivía mi hermana en cada revisión.
Pero recuerdo una frase que le dijo a mi hermana un médico del equipo de Oncología del Hospital de Jerez: Mira, María del Carmen, aquí tenemos todo, exactamente todo lo que se está poniendo Rocío Jurado en Miami, sólo que aquí, la única diferencia, es que tendrás que compartir habitación.
Y así es. Aunque al final de su vida, tampoco fue así, porque el Hospital de Jerez dispone de habitaciones individuales para los pacientes más graves. Mi hermana, murió en una habitación individual, acompañada de su familia.
Nunca entendí como la gente se puede ir a otras clínicas lejanas. Si el cáncer viene de frente, no hay Dios que te salve. Y el tener que llevar al paciente a la gran puñeta, sólo lo desgasta aún más, cansándolo en viajes y traslados.
Y lo peor: en el caso de algún empeoramiento grave, tienes que acudir a tu hospital más cercano, donde ni siquiera te conocen porque tu historial está en el hospital lejano.
Desde mi experiencia, es absurdo irse lejos. En Jerez, tenemos lo mejor. El mejor equipo médico y los mejores medicamentos ¡y gratuitos! Recuerdo que las últimas pastillas que tomó mi hermana, el Tykerb® (Lapatinib), costaba el tarro ¡2.500 euros! , que me costó la vida conseguirlo luego en una farmacia.
Así que veo bien, primero, por el ahorro que supone a las arcas municipales que se quite este seguro, y segundo, por el bien de los pacientes. Si en Jerez tenemos lo que necesitamos ¿para qué torturarlos con viajes largos a otros sitios?

No hay comentarios: