28 junio, 2010

Mala estrategia en las manifestaciones del Orgullo

Tengo que reconocer, y es un tema polémico, con el que mucha gente sé que no estará de acuerdo conmigo, de que no me gustan las cabalgatas que se organizan por el día del Orgullo del 28 de junio.
Entiendo la libertad de cada cual para manifestarse como le da la gana, que para eso estamos en democracia.
Entiendo la postura que toman muchos y muchas de los manifestantes contra la Iglesia Católica, posturas más escandalosas visualmente, pero con mucha menos mala leche que la que la Iglesia gasta con las personas homosexuales, bisexuales y transexuales.
Pero creo que falla la estrategia.
El objetivo de la manifestación, aparte de una celebración, es hacer llegar a la ciudadanía un mensaje de reivindicación.
El mensaje debe ser claro, serio y entendible, por personas ajenas al movimiento.
Pero hay que tener en cuenta quiénes van a transmitir el mensaje: los medios de comunicación, y si no me equivoco, ideológicamente hablando, la gran mayoría en este país son de derechas.
Estos manipularan la información, y en las fotografías saldrán las situaciones más escandalosas y pícaras, y que nada tiene que ver con el fondo de la cuestión.
El mensaje se desvirtualiza, gracias a los medios de comunicación derechistas, y lo que llega a la ciudadanía es una información falsa, que lejos de conseguir apoyo para la causa, en algunos casos, consigue más rechazo. Objetivo que persigue la derecha, porque decir derecha y decir homofobia en España, es lo mismo.
Así que pienso que, o se cambian las estrategias, o simplemente, sin querer le estamos dando un hueso a la derecha para que muerda, y tengan argumentos en su campaña discriminatoria hacia las personas homosexuales, transexuales y bisexuales.

1 comentario:

.teri dijo...

Pues yo estoy de acuerdo contigo. Lo único que no me gusta del orgullo es lo que dices, que usan la excusa de la libertad para dar carnaza con cosas escandalosas y de mal gusto, no sé si queriendo o no, a la personas de derechas y hacen daño a todas esas personas que asisten decentemente al Orgullo.