13 junio, 2010

Cosas veredes


Ayer, General, la prensa se despachaba con una falsa encuesta sobre las próximas elecciones municipales en Jerez. Resultó ser falsa porque a pesar de decirse que estaba realizada por el PSOE, a las pocas horas fue desmentida por la dirección provincial del PSOE.
Opino que han ocurrido tres cosas: dos malas y una buena.

UNA. Engaño a la prensa, puesto que le han dado una encuesta que el PSOE no ha realizado. Engañar a la prensa es grave, ya no por el engaño en sí a los y las profesionales, sino por el engaño a lleva a sus lectores y lectoras.

DOS.Utilizar el nombre del PSOE sin permiso. Estoy convencido que el PSOE, con cien años ya recién cumplidos de experiencia en el parlamento, no va a quedarse quieto ante quien pretenda hacerle daño electoralmente. El partido socialista tiene sus mecanismos para defenderse y estoy seguro de que lo hará, pero sin luces ni taquígrafos, porque las cosas internas se deben resolver en casa. Eso suponiendo que el tema de marras sea interno o externo, que también puede serlo. Con la apertura del expediente informativo se llegará al meollo de la cuestión, que no quepa duda.

Y por último, el, la, los, las, responsable, responsables de esta falsa encuesta, lejos de provocar lo que pretendían, que se presupone dañar la imagen de la Secretaria General de la militancia socialista de Jerez, se han pasado de frenada, cayéndose al charco, y acabar de bruces contra el mismísimo Partido Socialista, que como digo, no se va a quedar quieto.

Aquí alguien ha pecado de ingenuidad al pensar en la fragilidad mental de la ciudadanía de Jerez, creyendo que una encuesta les iba a poder cambiar de opinión. Saben muy poco de sociología, porque es la opinión la que cambia las encuestas, no las encuestas las que cambian las opiniones. Se estrella quien piense esto último, como ha sucedido ahora.
De todas formas, todo lo sucedido tiene una parte muy positiva como decía al principio del post. Ladran, luego cabalgamos.
Ocurre como a nivel nacional con el Presidente Zapatero. Cuando ves que alguien no te rebate con argumentos y a lo que va exclusivamente es a minar la figura y la imagen del responsable político, en el caso de Jerez, Pilar Sánchez, te están reconociendo tácitamente que la persona es el principal valor que tiene el partido y que es el enemigo público número uno para el objetivo de sus adversarios, que es llegar al poder.

Al caerse al charco los falsos informadores, no sólo han conseguido hacer el ridículo y pasar a partir de ahora malas noches pensando en que puede terminar todo esto, si no que han creado un efecto boomerang que realza y refuerza dentro del PSOE a Pilar Sánchez, como Secretaria General, que como se ha demostrado en las últimas asambleas, cuenta con el apoyo mayoritario, muy mayoritario de su partido en Jerez.

Lo siento por los que se han caído al charco, que estarán tan mojados como tú en un día de viento, General; quisieron utilizar de mala manera una "encuesta", y no se dieron cuenta que han caído en cuesta abajo y sin frenos, mientras Pilar Sánchez, sigue en cuesta arriba, con más aceleración aún, soportando la herencia recibida, la crisis financiera internacional, y gestionando una ciudad donde ahora se están viendo los frutos de su gestión. Una gestión que a día de hoy sólo es capaz de gestionarla el PSOE en Jerez, con Pilar Sánchez a la cabeza, frente a un Partido Popular que le reza a todos los santos del cielo que aparezca o resucite algún partido bisagra – sí, ese que ustedes están pensando - para cambiarse por cuatro migajas o una delegación de urbanismo al mejor postor y llegar al poder de Jerez por la puerta de atrás, como lo hicieron hace años, única manera, puesto que saben que Jerez nunca les dará la confianza a través de una mayoría absoluta, cosa que sí tiene en su haber, y no se lo puede quitar ya nadie, Pilar Sánchez.

Iba a terminar, General, el artículo diciendo 'Cosas veredes, querido Sancho...', pero como me gusta contrastar lo que escribo, mira por dónde, me entero que ese tal 'cosas veredes' nunca existió, y ni mucho menos lo dijo nuestro gran Cervantes.

Realmente pertenece al Cantar de Mío Cid, y es una distorsión de 'Cosas tenedes' que derivó en 'Cosas veredes'. El párrafo en cuestión dice realmente así:

"Cosas tenedes, el Cid,

que farán fablar las piedras,

pues por cualquier niñería

facéis campaña a la iglesia."

que como ve usted, General, me viene como colofón para el punto y final de este post.

No hay comentarios: