13 mayo, 2010

Los tesoros de las tierras del Vellocino de Oro, en Sevilla.


Jasón era un héroe mitólogico griego. Se hizo famoso porque realizó un viaje en la nave Argos (con los argonautas) en busca del Vellocino de oro, la piel de un carnero, de oro, que traía mucha prosperidad a quien lo tuviera en su poder. En la nave Argos viajaban marineros muy famosos, del que ya he hablado en este blog, como Orfeo o Cástor y Póllux, los hermanos Géminis. El Vellocino de oro se encontraba en la antigua Cólquida, una región al pie del Cáucaso, donde actualmente se encuentra la ex república soviética de Georgia. Como en el antiguo Olimpo nada salía gratis, y el dios de los dioses, Zeus, era muy agradecido, el carnero, despellejado de su vellocino de oro, fue puesto entre las estrellas como la constelación de Aries. Una de las que menos brilla, por cierto, imposible de ver (yo no he logrado reconocerla nunca), dicen que por eso, porque le quitaron el brillo al desprenderle del oro. Jasón no está entre las estrellas del cielo (sí lo está entre las estrellas del cine, es protagonista de varias películas) y sus compañeros, Orfeo con su Lira, o los hermanos Dioscuros (Géminis) si tienen su sitio en el cielo. Incluso su Nave Argos, fue constelación en tiempos de Ptolomeo, luego dividida en otras constelaciones como la Popa, la Quilla y la Vela allá por el siglo XVIII. Estas constelaciones sólo se ven desde el hemisferio sur.
Por qué os cuento estoy hoy. Bueno, resulta que El Museo Arqueológico de Sevilla exhibe los tesoros de las tierras del legendario Vellocino de Oro.

Tesoros del Museo Nacional de Georgia, que presenta una selección de destacadas piezas de joyería y orfebrería de esta importante colección que datan de los siglos VII al IV antes de Cristo. Estos hallazgos, muchos de ellos muy recientes e inéditos, proceden del yacimiento caucásico de Vani, en la mitad occidental de la República de Georgia, en el territorio que los griegos llamaban Cólquide y donde, según la mitología, Jasón y los Argonautas fueron en busca del Vellocino (o toisón) de Oro.
La exposición, que estará abierta al público hasta el 20 de junio, sirve también para mostrar las conexiones entre Georgia, especialmente de la Cólquide, y la cultura tartésica del suroeste de la Península Ibérica a través de los navegantes griegos.
De esta forma, las más de 80 piezas de Georgia se exhiben acompañadas de las joyas tartésicas más representativas que se conservan en el Museo Arqueológico de Sevilla, como son las 50 obras que conforman los Tesoros de Ébora y de Mairena del Alcor, así como las reproducciones del Carambolo. El visitante podrá comprobar así las vinculaciones protohistóricas de los dos extremos, oriental y occidental, del mundo conocido por los griegos.
La celebración de la muestra 'El Oro de los Argonautas', que está organizada por la Fundación Duques de Soria y el Museo Nacional de Georgia, se ha hecho coincidir por su importancia con la Presidencia Española de la Unión Europea, y representa la culminación de la gira internacional de los tesoros de esta colección por algunas de las principales capitales del mundo.
Piezas inéditas
Además, y aunque parte de los fondos del Museo Nacional de Georgia ha sido expuesta en otras instituciones internacionales (Altes Museum de Berlin, Smithsonian en Washington, Getty Villa en Los Ángeles, Benaki Museum en Atena o Fitzwilliam Museum en Cambridge), para Sevilla se ha realizado una selección exclusiva de piezas, de las que algunas ni siquiera han sido expuestas en Georgia.
La exposición aporta la novedad de algunos descubrimientos arqueológicos recientes realizados en Vani, asentamiento que a partir del siglo VI antes de nuestra era, se convirtió en un importante centro religioso de la Cólquide. Las piezas expuestas en el Museo Arqueológico de Sevilla ayudarán a comprender cómo la Cólquide, tan presente en los mitos y en la literatura del mundo clásico, y por extensión de todo el mundo occidental, existió en realidad y tuvo una cultura muy rica y avanzada.
Entre las piezas expuestas destacan la 'Diadema de oro' con escenas repujadas (hacia 450 a.C.); varios collares de oro, como el que presenta cuentas con formas figuradas de tortuga, de capitel eólico, de aves o esvásticas, y anillos con sellos entre otras.
Además de estas joyas, en su gran mayoría de oro, la muestra se completa con otras piezas en plata, bronce o hierro, como un kylix en plata y un oinokoe y algunas figurillas en bronce.
Desde 2003 el Museo Nacional de Georgia y la Fundación Duques de Soria mantienen una estrecha cooperación y un fructífero programa de intercambio de investigadores, que, a partir de noviembre de 2005, se ha materializado en un convenio estable de colaboración. Gracias a esta relación, investigadores de ambos países participan en campañas de excavaciones en yacimientos tan importantes como Dmanisi y Atapuerca, los más antiguos de Europa, además de trabajar e investigar en museos y centros científicos de ambos países.

No es un mala oportunidad para ver algo que no solemos ver, sobre todo a los amantes de la astronomía y la mitología, y también aprovechar para darse una vueltecita por Sevilla en primavera. No en vano se encuentra en el Parque de María Luisa ¿vamos?

5 comentarios:

AROBOS dijo...

Debe ser interesante la exposición. Y visitar Sevilla en estas fechas, un goce para los sentidos.

elisa...lichazul dijo...

querido alfonso

porfin pude dejar el audio de tu programa que tan hermosos tienes, y del cual hiciste con mis textos

por fin hago el reconocimiento, algo tarde jajaj, pero no sabía como

está en el sidebar en reemplazo de la música

MUCHAS GRACIAS por tan lindo regalo
besitos pa'ti:=)*****

Angie dijo...

¿Vamos?

¡Venga! que yo vivo a cinco minutos de ese museo, Alfonso! así que si vienes, ya sabes...! ;-)

Besos. Angie.

Hada Isol ♥ dijo...

Pues yo iría con gusto! además conocería Sevilla! que lindo sería querido Alfonso! amigo al fin tengo pc de nuevo extrañé leerte,te dejo un fuerte abrazo!

__MARÍA__ dijo...

Este año con la caída, de la que todavía tengo secuelas, no he podido ir a Sevilla a la feria del libro y a ver estos tesoros.
¡Otro año será!
¡Gracias por acercarnos la información!