29 mayo, 2010

Dilema


La verdad es que no me gustaría estar en la piel de los sindicatos de clase (parece que hay gente todavía que no distingue entre sindicatos y sindicatos) en estos momentos, en que el gobierno ha tenido que tomar las medidas económicas en el último Real Decreto. Los sindicatos saben que Zapatero no lo ha hecho por gusto. Se lo imponen Europa, el FMI, el Banco Mundial, los mercados y las Agencias de Calificación. Pero claro, una próxima reforma laboral, también impuesta a España y el resto de Europa, no puede dejar a los sindicatos impasibles. Están para defender los derechos de los trabajadores. El dilema lo tienen con la huelga general. Una medida extrema frente a acciones extremas. Pero claro, estamos ante una situación muy peculiar. ¿Una huelga general contra el gobierno Zapatero? ¿Para qué? Las medidas les viene impuestas desde donde he dicho y el gobierno no las va a cambiar. Tienen otra cuestión: una gran parte de la población española no entiende por qué ahora, cuando se toca a los empleados públicos, se sale a la calle. ¿Y antes, por qué no? Yo lo sé. Antes no hubo medidas contra los trabajadores, pero eso todo el mundo no lo entiende.
Y lo que más difícil se lo pone a los sindicatos es el desgaste que pueden ocasionar al gobierno. Saben que el Partido Popular se muere de ganas por una huelga general, porque les avergüenza decir su programa, y quieren ganar las elecciones, no por méritos propios, si no por desgaste del adversario. Saben que la política de Zapatero no se reduce a este Real Decreto. Saben que están en juego muchas cosas: Ley de Dependencia, matrimonios de personas del mismo sexo, la legislación para la muerte digna, la ley de educación para la ciudadanía, las becas, las ayudas a los parados, y tantas y tantas cosas que se han conseguido durante el mandado de Zapatero. Una huelga general no hará que Zapatero vire a la izquierda en política económica porque los de arriba no le dejan, pero sí le pondrá en bandeja el gobierno de España al Partido Popular y a la Iglesia, que fifty fifty desmembrarán todos los derechos sociales adquiridos para llevarnos de nuevo al atraso y desprender a los más humildes de todos los derechos adquiridos. O aceptas la política de Zapatero o le entregas España al capitalismo más salvaje que representa el Partido Popular/Iglesia Católica. Lo dicho, no me gustaría estar en la piel de ningún sindicalista de clase.

2 comentarios:

.teri dijo...

Me pregunto yo si saldremos de esta

María dijo...

Lo que yo no logro entender es por qué los sindicatos no han hecho huelga mucho antes que es cuando la deberían haber hecho.

Saludos.