18 marzo, 2010

Pederastia en la Iglesia Católica


Traigo a primera plana este artículo religioso, que debido a la actualidad, lo saco de mi blog de religión.
Las dimensiones del problema de la pederastia por partes de sacerdote católicos, crece día a día y sabe Dios hasta donde llegará el asunto. La jerarquía suele defenderse con la cantinela de que es una campaña para hacer daño a la Iglesia. No. Ya eso no vale. Si el Papa es responsable, debe ya tomar cartas en el asunto severamente. Y si no, dimitir. La Iglesia no sufre campaña alguna de daño a sí misma, porque ya es la misma jerarquía la que se está encargando de hacerse el harakiri poco a poco.
He leído un artículo interesante de Beatriz Gimeno sobre este problema. El debate sobre la pederastia en la Iglesia está abierto y candente.
Yo he conocido y conozco a muchos curas, pero la verdad sea dicha, nunca me he encontrado con ningún cura pederasta. Con un profesor de clases particulares, sí, muy religioso él y muy fiel a María Auxiliadora, pero no era cura.
Yo creo que la gente se confunde con justificar todo esto de la pederastia con el celibato. Creo que no tiene nada que ver. Y que se les quite de la cabeza a cualquiera que la Iglesia Católica va a ceder un ápice en que los curas se puedan casar.
La cuestión está en que los curas católicos llevan una sexualidad, con todos mis respetos, anómala. A ver. Tú puedes decidir quedarte soltero, por tu cuenta, puedes decidir no tener relaciones sexuales y morir hasta virgen. Y no pasa nada. Por decisión personal. Pero cuando tú eres cura, aparte de la decisión personal, lo tienes prohibido. Y ahí está el mal. En la prohibición. ¿Y si a los veinte años de meterte a cura cambias de opinión? Si eres soltero, pues tienes relaciones sexuales y punto. Pero si eres cura, no puedes. Empieza el conflicto: el pecado, el castigo...
Beatriz Gimeno achaca toda esta enfermedad, la pederastia, a que la Iglesia ve tan mal la relación con la mujer, que antes de tener sexo con una mujer, lo prefieren hacer con un niño. Y parte de razón, creo que tiene. Sobre todo, en lo mal que ve la jerarquía a las relaciones de los curas con las mujeres frente a las relaciones de los curas con los niños. Si un cura se enamora de una mujer, automáticamente queda fuera de servicio. Hace poco lo he podido comprobar. Pero si es acusado de pederastia, sigue en activo, aunque lo cambian de parroquia.
Claro está, que todos los casos de pederastia hay que demostrarlos, que más de uno aprovechará el río revuelto para hacerle daño a algún cura con el que tenga inquina personal, y eso, también me lo creo, y seguro que lo hay.
Pero volviendo al celibato, como posible solución de que no ocurran más casos de pederastia, creo que nunca la Iglesia lo pondrá optativo.
Y no por cuestiones teológicas, no. La cuestión pienso es ésta: si un cura se casa, tendrá mujer e hijos. Y por lo tanto, herederos. Cuando muera, sus pertenencias, pasarán a su mujer, a sus hijos, luego a los hijos de los hijos... cuándo el cura es célibe, no casado, sin hijos, y lo más común, sin padres si muere mayor, la heredera es la Iglesia, y tate, ahí nos encontramos con la raíz de la cuestión. El dinero. El maldito dinero. Ese Dios falso, al que nuestra jerarquía por desgracia adora tanto, y que la está llevando a la ruina espiritual y económica con tanta indemnización que está pagando a todas las víctimas de la pederastia que ha habido en distintos lugares del mundo.

Y ahora lean esto, a ver cómo se os queda el cuerpo, publicado en Público:

El más reciente tiene como protagonista a José Ángel Arregi, religioso de San Viator detenido en Chile desde agosto de 2009. Inicialmente, el clérigo fue acusado de tenencia de pornografía infantil. Ahora, se han añadido tocamientos, masturbaciones, agresiones físicas y penetraciones con objetos contra al menos una quincena de chicos de entre 12 y 14 años en los colegios que tiene la congregación en Madrid, Vitoria y Basauri (Vizcaya).
La Justicia española está concluyendo una investigación y es probable que el 24 de marzo, cuando se prevé celebrar la vista contra Arregi en Santiago de Chile, se pida su extradición a España.
Cámaras en las duchas

El religioso que trabajó como profesor de Religión, Lengua y Educación Física en distintos centros de la orden colocó cámaras en tres de las duchas del colegio que San Viator tiene en Basauri, en el gimnasio del centro de Vitoria y en el aula de informática del colegio de la plaza Elíptica de Madrid.
La congregación del acusado muestra su "consternación" por el escándalo
Las imágenes fueron descubiertas por la policía chilena en una carpeta de su ordenador. Por el acento de los alumnos, de inmediato determinaron que las víctimas eran españolas. Según fuentes cercanas a la investigación, el religioso confesó la autoría de las grabaciones, con la excusa de que formaban parte de su tesis doctoral, titulada El crecimiento físico en la adolescencia y su influencia en la flexibilidad y su medición.

La misma noticia en El País
Y aquí tienen la respuesta del Vaticano

ECCLESIA DIGITAL:
19 de marzo: Tras los escándalos de pederastia, el Papa publica su carta a la Iglesia en Irlanda

El primado de la Iglesia en Irlanda, cardenal Brady, pide perdón por ocultar abusos de menores

Los abusos sexuales a menores son un crimen atroz


Ahora mi pregunta, y a título personal en referencia a todo esto: ¿Puede ser Juan Pablo II elevado a la categoría de Santo con todos estos pecados de su Iglesia a su espalda?

4 comentarios:

Satie dijo...

Cuando una olla a presión se cierra y se le mete más y más tensión, pasa esto.

ARRIENDOS Y VENTAS dijo...

El celibato es una ley de hombres y como tal es imperfecta, Si alguien desea ser ministro de Dios no deben prohibirle tener ESPOSA. Al revizar la historia del nuevo testamento podemos observar que Dios a cada hombre que elige o escoge, antes de llevarlo por su camino le entrega una esposa y le da descendencia, aun desde la primera pareja: a Adan le entrego a eva, a Noe le dio esposa, igual a Abraham, le dio a Sara, a Isaac y a jacob, y a Jose a todos siempre les entrego una esposa, con la que podian disfrutar de su vida de pareja y procrearse.

Los papas y clerigos le han prohibido a nuestros ministros tener una esposa por conveniencia patimonial descuidando las ordenes y leyes de Dios. Obviamente esto a terminado en degeneracion. Los jerarcas entienden que sus ministros son carne y tienen deseo pero deben desahogarse con quienes no puedan herrdar y no puedan hablar al respecto. Con quien guarde todos sus secretos. Pero el tiempo de la verdad llego.....

Anónimo dijo...

Yo tengo una opinion muy personal, se que no se debe generalizar, pero..... creo que todo el que tiene un puesto en la iglesia y que tiene impuesto el celibato...tiene relaciones sexuales consentidas o no, con jovenes y adultos.

Sergio Casado Sanz dijo...

(La pederastia en la iglesia católica)

En el nombre del padre

Protegido por la cruz
y en nombre de dios
va santiguando de besos su cuerpo,
prende el cirio y reza a su espalda.
La oración es profunda, constante, acrisolada.
Bañada por gemidos agnósticos confesados.
Y al fin,
la última embestida
la oblea líquida,
la que absuelve a un niño
de todos sus pecados