10 marzo, 2010

En defensa del Rey de España.

En este blog, que es libre y puede entrar quien quiera, intento diversificarlo en varias partes. Me gusta mucho hablar de cualquier cosa, ya lo sabéis, pero la experiencia de estos tres años, me ha enseñado que he de tener cuidado cuando toco dos temas: la política y la religión. Así, que los pongo aparte. Cuando se habla de política, o lo pongo en mi blog de Jerez, o siempre en segundo lugar. Los humanos nos alteramos con la política, calificamos a los demás, y sólo por ser de derechas, izquierdas, centro o apolítico, nos dejamos influenciar. Y eso impide por ejemplo, reconocer que un poeta es bueno solamente porque sus ideales políticos no nos gustan. He tenido gente que ha dejado de visitarme por mis ideas. Bueno. Son libres. Yo también he dejado de visitar gente cuando veo que sus ideas políticas chocan conmigo.
Con la religión es peor. Porque ahí se llega a la esencia de las personas, y nos volvemos radicales. Los mayores insultos de mi vida, los he recibido por parte de católicos como yo, pero del ala derecha de la Iglesia, cuando he escrito algo. Cosas indescriptibles. Verdaderos talibanes.
Así, que para evitar disgustos, cada artículo por su lado. La mayoría de mis visitantes ni me tiene que aguantar políticamente ni mucho menos mis ataques de mística.
Pero hay veces, que tengo que traer cosas a portada, como lo que está sucediendo en España. Aviso, toco la religión y la política, y no quiero que nadie se sienta mal. Antes que eso, prefiero que pinchen en la bola del mundo y escuche mi programa de radio de astronomía, o que se vaya a los enlaces, y no nos llevemos un sofocón :)

A partir de ahora, publico lo que escribo en mi recién estrenado blog de religión.



En el Portal de Noticias de Aciprensa, aparece unas declaraciones del Obispo de Alcalá de Henares, Monseñor Juan Antonio Reig Plá, criticando al Rey de España, don Juan Carlos de Borbón.
A ver. Te gustará o no el Rey. Serás monárquico o republicano, pero en España, existe una cosa que es la legalidad y eso, lo ha cumplido el Rey desde que entró.
En España, la soberanía nacional reside en el pueblo español, que se expresa a través de la legislación desde el Parlamento. El Rey sanciona las leyes. Es inviolable, y la responsabilidad, si la hubiere, sólo cae en quien le presenta la ley, es decir, el gobierno.
El Rey no se puede negar a firmar una ley.
Pienso que la jerarquía católica está aquí actuando con muy mala idea, pero muy mala, porque está utilizando el aborto (algo que le importó tres pitos durante los gobiernos del Partido Popular y nunca se manifestó como ahora) como acción política para desgastar el gobierno y que entre uno de la derecha títere suyo.
Y digo mala día, porque lo que da a entender este obispo, es que le hubiera gustado que el Rey de España hubiera hecho algo parecido a lo que hizo el Rey Balduino de Bélgica. Abdicar, que firme otro, y volver.
Eso hubiera provocado en España una crisis política de dimensiones incalculables, que podría incluso terminar con el estado de derecho que tenemos ahora.
El Rey de España ha sido sensato, y no se ha dejado presionar por la jerarquía de la Iglesia Católica, y yo, como español, lo agradezco.
Que conste que considero que el mejor sistema de gobierno es la República y no la Monarquía, pero acato la ley, respeto la figura del Rey y además, a título personal, Juan Carlos de Borbón no me cae mal. Ha sido un personaje clave en la Historia de España. Juró los principios del movimiento franquista y cuando murió el dictador, decidió tomar el camino de la democracia. Mis aplausos.
Podemos discutir de todo, sobre monarquía o república, pero aquí el Rey ha hecho lo que tenía que hacer.
Porque el Rey es coherente con su función. Cosa que no puede decir la Iglesia Católica, que se quedó muda y no critica por cobardía, los divorcios en la Casa Real. No hay que olvidar, que la jerarquía no dudó en dejar utilizar el Altar Mayor de la Catedral de Sevilla, para bodas de la realeza. Altar, que parece maldito, pues quien se casa allí, sobre todo del famoseo, luego se divorcia.
Y ahí, los obispos callan. Nunca se manifestarán ya contra el divorcio. La derecha presenta demasiados candidatos divorciados y divorciadas y eso no les conviene. Callan con silencios tan escándalosos como los que mantuvieron durante la legislatura del PP en cuánto al aborto, o como el que mantienen, con los cada vez más casos de pederastia en la Iglesia.

En este portal, 'mis hermanos católicos' ponen al Rey de vuelta y media. De verguenza.

Así, que Viva el Rey, y abajo las figuras negras que sólo pretenden hacerle daño a España, para cumplir el fin oscuro de sus intereses.

2 comentarios:

Carlos Benítez dijo...

Es que el rey sólo está para "decorar".En cuanto se exceda de sus funciones...a la calle.

yoyoyo dijo...

Alfonso, me parece una gran defensa del Rey. Yo soy monárquica por tradición familiar (supongo que es la única forma de serlo, porque reconozco que es algo sentimental y cuando lo pienso lo más democrático sería la República) y me duele también el uso que quieren hacer algunos de su figura. Solo lo quieren utilizar, por suerte para todos no se deja.