28 enero, 2010

Que lo que recojan las hermandades de Jerez con los palcos de Semana Santa, se le dé a Haití


Vaya General, lo que ha sucedido con el terremoto de Haití. Pero la vida sigue, y lamentablemente pienso, que dentro de tres meses, ni nos acordaremos de los negritos. Esos negritos, General. Los de Haití. Que son los mismos de Etiopía. O los mismos de Somalia.
En Jerez, la vida sigue. Mientras el ERTE da que hablar, ya te están rodeando con los tablones esos de la Semana Santa, construyéndote tu sambódromo, para que puedas ver los pasos.
Tú tienes suerte General, los ves venir de frente y gratis. Porque la Carrera Oficial de Jerez es de pago, como Digital +, a no ser que tengas el cuello como una jirafa.
Pienso General en lo que me dijiste. Que ya que la Unión de Hermandades se mostró tan comprometida con el tema de la familia, tal como ellos lo entienden, hace poco, posiblemente ahora se compromentan igual con los afectados del terremoto de Haití. Y me dijiste que crees que la Unión de Hermandades dará el dinero íntegro que se recoja con las sillas y palcos de Semana Santa en Jerez, para los afectados. Sillas y palcos que por cierto, lo pone el Ayuntamiento de Jerez, que somos todos y todas.
Pues sí General, ojalá lo hicieran. Son cristianos. Seguro que lo hacen. Integro. No limosnas. No migajas. Porque ellos saben que hay que dar de lo que se tiene, no de lo que sobra. Ya lo dijo Jesús. Ese que pasearán de pie, caído, crucificado, por las Calles de Jerez.

2 comentarios:

Anonymous dijo...

Quien pone los palcos quiere los votos. No quieras confundirme que aquí nadie regala nada. Por cierto ¿Hay muchos como tú dando de su sueldo para el hambre que quita la Iglesia en Jerez? En JEREZ, Alfonso, no en Haití. Allí hace mucha falta y aquí para qué te cuento.La caridad bien entendida empieza por los de aquí. Punto.

Alfonso dijo...

La Iglesia de Jerez no es ejemplo de caridad ni de muchas cosas más. Algunas personas en la Iglesia de Jerez, sí. Son santos. Pero, en general, no lo es. Corona de oro de la Virgen del Valle.Y nunca hablaré de lo que hace mi mano izquierda para que se entere la derecha.