08 diciembre, 2009

En el cielo de invierno clavado


Vivo atrapado en tu lecho de estrellas,
al son del púlsar corazón,
que me late entre los confines de ti.
Y yo, ente abstracto lleno
en el universo de las colisiones,
entretejo para quién la nada.
El silencio que aplasta,
sin presión los sentidos galácticos.
Ese mundo que gira azul,
viviendo, a sobresaltos.
Universo indemne
que atascas los caminos
cósmicos de mí:
Orión,
que lloro eternamente
mi picadura por el Escorpión.

10 comentarios:

salvadorpliego dijo...

Muy ingenioso y con un buen cierre. Genial!!!

Un placer leerte.

Juanjo dijo...

Un final estupendo, jejeje

Saludos.

Estrella Altair dijo...

Que bonita historia... Orión hijo de Poseidón y de Gea.. picado por el escorpión...

..y Zeus...me encanta.... colocó a Orión fuera del alcance de Escorpíón y cuando uno sale.. el otro no está..

.... es la mejor manera de no enfrentarse...

... Linda poesía.. sentida....

Besiños desde las otras constelaciones blogeras

elisa...lichazul dijo...

wowow alfonso
me dejaste pa'dentro
que belleza
que ingenio
y que proyecciones tan bien plasmadas

besitos de luz amigo bello
felicidades

__MARÍA__ dijo...

Así se empieza una semana atípica, con un recuerdo a o que tenemos encima.

Besos

Isol dijo...

Tiene buen inicio,buen nudo y buen desenlace,es perfecto!
Y sobre todo me transmitió mucho sentimiento,además de hacerme viajar entre las estrellas,disfruté cada letra de cada verso,te mando un abrazo enorme!

María dijo...

Un mundo azul, en el que, a veces, se ennegrece, quedando aplastados los sentidos.

Saludos, Alfonso.

Isabel dijo...

Es un poema "estelar", precioso. Bs

Thiago dijo...

jaja cari, supongo que este poema es una prueba de que, realmente, eres un poeta algo más que sobrevenido, no? jajaj

Vale, vale.. ya veo que si lo eres, jaja

Bezos

Alfonso dijo...

jajaj sí tocaste mi orgullo :-P