28 noviembre, 2009

Sangre fría.

Tengo muchos defectos, pero también alguna que otra virtud. Las virtudes mías que más me gustan son las que tengo y no sabía que las tenía. Las que me sorprenden. Por ejemplo, la que descubrí ayer: la sangre fría.
Venía conduciendo por una avenida muy transitada y escucho un ruído dentro del coche. Bsssssssss! Bssssssss! quitó la radio y escucho más fuerte: BZZZZZZZZ! Y veo en la puerta del copiloto en el cristal y dentro, una avispa de un tamaño descomunal. Sería como un tabarro o yo que sé. Pero ese abdomen negro y amarillo y esa cabeza con una cara de mala leche, antítesis de la carita de la abeja Maya, me decía que me podía picar.
¿Qué hacía allí en medio de tanto coche? No me podía parar. Sangre fría. Alfonso respira. Uno dos uno dos. Seguí conduciendo tan normal, eso sí, sudando frío. Llegué a un cruce de una calle y me metí por ahí, y aparqué en una barriada. Estaba super quieto. Abrí un poquito la puerta para bajarme e intentar echar al bicho sin que me picara y a esto, el animal notaría el viento, que salió rápidamente por la ventana, pasando a cms de mi cara.
Uffff. Cerré puerta y cristal. Me entró una flojera muscular. Qué tensión. Pero me sorprendí a mí mismo, porque lo lógico era que hubiera frenado en seco, abrir ventanas, gritar ¡A mí el ejército! ... menos mal que no, eso puede provocar accidentes. Pero no. Estuve quieto e hice lo que tenía que hacer.
Eso sí. Todavía estoy sudando. Y ahora si me lo permiten, voy a ver un capítulo de La abeja Maya, para reconciliarme con el mundo de los insectos.


12 comentarios:

Juanjo dijo...

Hay está campeón, y qué mejor que la Abeja Maya como reconstituyente...
Bona nit!

Isabel dijo...

A mi me picó una dentro del coche, y vi las estrellas. Me alegro que tu te libraras, porque duele un montón. Un beso

Nerina Thomas dijo...

Telo ha permitido, el instinto de conservación amigo!! Eso, eso............ me alegro que hayas sostenido la inteligencia. Cuentas con ella yse utiliza en eso momentos!
Me alegro!!
buen fin de semana

Agata dijo...

Si me hubiese pasado a mí...hoy en el Diario de Jerez hubieran publicado lo siguiente:
"Una maruja conduciendo ha pegado un frenazo en la avenida.No ha habido víctimas.Pero la susodicha no paraba de gritar dentro del coche.Los peatones y los pilotos de los demás coches no paraban de grabarla por el móvil.Nadie la ayudó.Siguió desgañitándose y haciendo aspavientos con las manos.Se le salían los mocos y los ojos de las órbitas.Cuando consiguió salir tenía la cara extrañamente hinchada.Como si le hubiera picao el bicho del corococo:el que te hace pupa en el coco"

Ana dijo...

Pues menos mal que te libraste de ella...Porque esa picadura es muy dolorosa.

Muchos besitos Alfonso, te deseo un feliz fin de semana.

Abuela Ciber dijo...

Pues te portaste TE-BIEN!!!!

Me encantó el vieo, se lo enviare a las nietas e hijos pues elos crian abejas, y la miel casera sin aditivos es RIQUISIMAAAAAA

Cariños y buen fin de semana!!!!!

Amig@mi@ dijo...

Es peligrosísimo tanto por la picadura como por la falta de atención al volante. Tuviste suerte, de lo que me alegro
Un abrazo jaja y que disfrutes de Maya y Willy

Maripaz Brugos dijo...

Jajajajaja...Alfonso, perdona que me ría.Lo has relatado muy bién, como si fuera una pelicúla de suspense.

Me alégra que no te picára ...

__MARÍA__ dijo...

¡Ole los valientes!
Yo hubiera salido con el coche en marcha...
No veas de la que te libraste, a mí también me picó hace años en el coche uno de esos y no me quiero ni acordar.

¡Torero, torero!

Laura dijo...

Jajjaja...qué bueno Alfonso... me río porque me imagino la situación... jajajj...
a mi una vez me entró una también en el coche. Una abeja me refiero. Y no tuvo otro sitio la colega que meterse en mi zapato... ibamos para una boda, yo toda puesta y, como tú cuentas, los goterones fríos de sudor surcando mi cuello....jajaj... además con el miedo a cambiar de marcha no fuera a ser que la aplastara...jajajj...
también paré cuando pude, saqué la patita por la puerta y muy delicadamente me quité el zapato y salió volando. Acto seguido empecé a gritar cual posesa jajaja... los que venían conmigo en el coche, que no se habían percatado del tema, pensaron que estaba de atar....jajaja....

elisa...lichazul dijo...

te pasaste!!!

yo le tengo terror !!
y ni hablar cuando una polilla ronda en la noche...una sensación totalmente desagradable

ERES MI HÉROE!!!

besitos besazos amigo bello

David Santos Holguín dijo...

Yo me dormía todas las noches mientras mi mamá me cantaba esta canción de la abeja maya.

Tuviste sangre fria :p

besos